El Parlamento de Moldavia aprueba una nueva coalición de Gobierno proeuropea

El Parlamento de Moldavia aprobó hoy un nuevo Gobierno de coalición partidario de la integración europea y encabezado por el hasta ahora ministro de Exteriores, Yuri Lianke.

Lianke, que ejercía el cargo de primer ministro en funciones desde el pasado 23 de abril, recibió el respaldo de 58 de los 101 diputados del legislativo moldavo, según informan las agencias rusas.

La nueva coalición oficialista está compuesta al igual que la anterior, conocida como Alianza por la Integración Europea, por los diputados del Partido Liberal Democrático (PLD, 31) y Partido Democrático (PD, 15), siete parlamentarios del Partido Liberal (PL), además de algunos independientes.

Al igual que antes, la jefatura de Gobierno se mantiene en manos de un miembro del PLD (Lianke), mientras la presidencia del Parlamento recae en un diputado del PD, el exembajador en Alemania, Ígor Korman, quien reemplaza al líder de su formación, Marian Lupu.

"Moldavia está a punto de firmar tres importantes acuerdos con la Unión Europea: de ingreso del país en la Unión, liberalización del régimen de visados y la creación de una zona de libre comercio. Debemos centrar todos nuestros esfuerzos en la firma de esos documentos", afirmó Lianke, de 49 años, tras la votación parlamentaria.

Diplomático de formación, Lianke, quien ha encabezado desde 2009 las negociaciones de libre comercio con la Unión Europea, fue nombrado en su momento primer ministro interino por un decreto del presidente, Nikolái Timofti.

"No he tenido elección. Es una decisión del presidente. No es lo que yo quería. Preferiría dedicarme a lo que mejor sé: las relaciones internacionales", dijo tras su designación en abril.

El exprimer ministro y líder del PLD, Vlad Filat, quiso mantenerse en el cargo, pese a las presiones de la opinión pública y del PD, que amenazó con aliarse con la oposición comunista, pero finalmente una decisión del Tribunal Constitucional se lo impidió.

"Un primer ministro destituido por una moción de censura bajo sospechas de corrupción no puede seguir en el cargo de primer ministro", reza el fallo adoptado por unanimidad.

Filat fue quien anunció en febrero pasado la salida de su partido de la coalición gobernante por desavenencias con el PD, tras lo que llamó al resto de partidos oficialistas a renovar la coalición liberal bajo unas nuevas condiciones.

Mientras, el expresidente moldavo, Vladímir Voronin, líder de los comunistas, que fueron desbancados del poder por la AIE en 2009, auguró un negro futuro a la nueva coalición gubernamental.

"No les creo. En el nuevo Gobierno ha entrado la misma gente que ya ha demostrado su incompetencia. No podrán hacer nada. La muerte clínica que sufren desde hace mucho tiempo se prolongará durante unos pocos meses más. Sea como sea, todo acabará con unas elecciones anticipadas", dijo.

Los diputados comunistas abandonaron la sala cuando el presidente del país tomó la palabra en señal de protesta por la precipitación con la que el Parlamento convocó la votación cuando los parlamentarios no habían tenido ni siquiera tiempo para estudiar el programa del nuevo Ejecutivo.

Los comunistas, que gobernaron Moldavia entre 2001 y 2009, acusan a la coalición gobernante de abuso de poder, corrupción y de no hacer nada para mejorar el nivel de vida de la población de este país, considerado el más pobre de Europa por el Banco Mundial.