Georgia protesta ante Rusia por cambios en la frontera con Osetia del Sur

Georgia anunció hoy que enviará una nota de protesta contra Rusia debido los cambios realizados arbitrariamente por soldados rusos en la línea de separación con la región separatista de Osetia del Sur.

Georgia anunció hoy que enviará una nota de protesta contra Rusia debido los cambios realizados arbitrariamente por soldados rusos en la línea de separación con la región separatista de Osetia del Sur.

"Enviaremos una nota de protesta a la Federación Rusa a través del consulado suizo. Este asunto también será tratado durante las conversaciones de Ginebra", dijo Maya Pandzhikidze, ministra de Exteriores georgiana, a la prensa local.

Además, Tiflis tiene previsto abordar este asunto durante la reunión que mantendrán representantes de ambos países el próximo 5 de junio en Praga.

Según medios georgianos, soldados rusos trasladaron hoy la línea de demarcación entre Osetia y Georgia unos 300 metros en dirección a las localidades de Dvani y Ditsi, lo que ha causado problemas para el movimiento de la población local.

"Dicha actuación sin permiso viola las normas internacionales, por lo que exigimos el restablecimiento de la situación", afirmó la jefa de la diplomacia georgiana.

La línea de demarcación entre Georgia y la separatista Osetia del Sur fue creada tras el fin de la guerra ruso-georgiana en agosto de 2008.

Tras esa contienda el Kremlin reconoció la independencia de Osetia del Sur y la también separatista Abjasia, por lo que Georgia anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas con Rusia.

Las relaciones entre Rusia y Georgia han mejorado considerablemente desde que el partido del presidente, Mijaíl Saakashvili, perdiera las elecciones legislativas de octubre pasado, tras lo que fue nombrado primer ministro Bidzina Ivanishvili.

Ivanishvili, quien labró su fortuna en Rusia, por lo que es acusado por Saakashvili de ser un agente ruso, aboga por normalizar las relaciones con Moscú, primero en el ámbito económico, cultural y humanitario, y sólo después en el terreno político.

Recientemente, el jefe sanitario ruso autorizó la importación de vino georgiano, sometido a embargo desde 2006, un nuevo paso en la mejora de las relaciones entre Moscú y Tiflis.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha asegurado que Moscú está dispuesto a normalizar las relaciones con Georgia, pero matizó que no revisará la decisión de reconocer la independencia de las regiones separatistas.