Putin presiona al Gobierno ruso al ordenar un sistema de control ministerial

El sistema debe garantizar el control de las actividades de los ministerios, lo que incluirá indicadores sobre el cumplimiento de los decretos electorales suscritos por Putin al regresar al Kremlin el 7 de mayo de 2012, informó la Presidencia de Rusia.

El presidente ruso, Vladímir Putin, incrementó hoy la presión sobre el Gobierno ruso al ordenar la creación de un sistema de control de la gestión de los diferentes ministerios.

El sistema debe garantizar el control de las actividades de los ministerios, lo que incluirá indicadores sobre el cumplimiento de los decretos electorales suscritos por Putin al regresar al Kremlin el 7 de mayo de 2012, informó la Presidencia de Rusia.

Putin, que ha criticado en varias ocasiones al Ejecutivo sobre la falta de disciplina a la hora de aplicar a rajatabla sus decretos, quiere que cada ministerio rinda cuentas sobre su trabajo de manera anual.

"Tome usted medidas para garantizar que los planes de trabajo de los órganos ejecutivos y los resultados de sus actividades sean de conocimiento público", señala la orden al primer ministro, Dmitri Medvédev, que deberá ser cumplida antes del próximo 7 de junio.

Seguidamente, Medvédev propuso dirimir responsabilidades entre los ministros y jefes de departamento por los desequilibrios en el gasto de los fondos asignados a cada cartera.

"Éste ha sido un problema crónico para nuestro Gobierno y el poder ejecutivo, en general, durante los últimos diez años", destacó.

El incumplimiento de los decretos presidenciales ya le costó recientemente el puesto al viceprimer ministro y jefe de la Administración del Gobierno, Vladislav Surkov, que fue sustituido ayer por el diplomático Serguéi Prijodko.

Putin realizó durante la campaña electoral en 2012 unas generosas promesas de mejora sustancial del estado de bienestar con fuertes incrementos de salarios y subsidios, que muchos analistas consideraron que amenazaba la estabilidad presupuestaria.

Esas promesas fueron realizadas cuando el Producto Interior Bruto (PIB) había crecido en torno al 4 por ciento, cuando ahora el crecimiento de la economía se ha ralentizado y crecen los rumores sobre una posible recesión a partir de la segunda mitad del año.

Analistas y opositores han pronosticado que el Gobierno de Medvédev será probablemente destituido a finales de este año, aunque factores como la caída de las exportaciones de gas no sea responsabilidad directa de su gestión.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.