Fiscalía rusa obliga a centro sociológico ruso a declararse agente extranjero

"La advertencia (de la Fiscalía) nos coloca en una situación extremadamente difícil y prácticamente nos obliga a suspender nuestras actividades como organización independiente de investigación sociológica", afirmó Gudkov en un comunicado.

Gudkov denuncia que la Fiscalía considera actividades políticas la publicación de los resultados de sondeos y de estudios analíticos.

"El Centro Levada es una organización sin ánimo de lucro", dijo y explicó que el dinero recaudado se dedica a financiar las actividades de la organización, proyectos humanitarios, publicación de revistas y celebración de conferencias.

Además, destacó que el monto de dinero recibido del exterior en forma de becas o pago por estudios encargados por universidades, medios de comunicación o consultoras representa apenas entre el 1,5 y el 3 por ciento de su presupuesto.

Gudkov considera que la etiqueta de "agente extranjero" supondría un gran revés para el prestigio del centro sociológico, ya que ahuyentaría a las empresas rusas que financian tradicionalmente sus actividades.

Según el diario "Izvestia", la Fiscalía estima en 126.000 dólares los fondos recibidos por el Centro Levada del exterior a finales del pasado año y principios de 2012.

En opinión del director, Levada ha sido objeto de críticas desde que publicó una reciente encuesta sobre la caída de la popularidad del presidente ruso, Vladímir Putin, que cumplió el pasado 7 de mayo un año desde su retorno al Kremlin.

Además, el citado sondeo señalaba que más de la mitad de los rusos confían en que Putin sea sustituido por otro líder tras las elecciones presidenciales de 2018.

A finales de abril la organización rusa Golos, que defiende los derechos de los electores y supervisa la limpieza de los comicios, se convirtió en la primera ONG rusa multada por su negativa a registrarse como "agente extranjero".

Según las autoridades rusas, Golos y Levada cumplen funciones políticas en territorio ruso con financiación exterior, lo que la convierte en un agente extranjero, según la controvertida ley promulgada en noviembre del pasado año.

En los últimos meses Rusia ha lanzado una campaña de registros de las ONG financiadas por Occidente ha sido muy criticada, especialmente por Estados Unidos y Alemania.

Según la organización Human Rights Watch, Rusia vive el peor ataque contra la sociedad civil desde la disolución de la Unión Soviética.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.