El juez descarta pruebas sobre la implicación de Rusia en el caso Litvinenko

El magistrado Robert Owen divulgó hoy su decisión tras varias audiencias previas celebradas esta semana, después de que el Gobierno británico le pidiera en febrero que mantuviera en secreto cierta información sobre el exespía durante la investigación judicial que está previsto que comience el 2 de octubre.

Junto con los documentos que supuestamente implican al Estado ruso en la muerte del exespía, el juez forense excluyó asimismo de la investigación las pruebas sobre el papel de los servicios secretos británicos en el caso.

El juez forense retrasó el inicio de la investigación hace tres meses al considerar que las pruebas no iban a estar listas para la fecha anteriormente prevista, el 1 de marzo.

Ante la petición del ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, de que se mantuviera en secreto información sensible sobre el exespía, envenenado en 2006 con una dosis de polonio-210 radiactivo en un hotel de Londres, el juez forense invitó a miembros del Gobierno a mantener una audiencia sobre el caso a puerta cerrada.

El magistrado divulgó hoy su decisión tras varias vistas a las que no tuvieron acceso los representantes legales de la viuda de Litvinenko, Marina, cuyo marido en una nota póstuma acusó al Kremlin de estar detrás de su muerte.

El abogado de Marina Litvinenko, Ben Emmerson, sostuvo que el Gobierno británico está tratando de "cubrir" el caso y le acusó de "bailar al ritmo que marca Rusia".