Moscú instó en 2011 a la CIA a dejar intentos de reclutar a agentes rusos

El Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) de Rusia informó hoy de que ya en 2011 instó a la inteligencia norteamericana a que dejara de intentar reclutar agentes de servicios secretos rusos.

"En octubre de 2011, el FSB advirtió oficialmente al representante de la CIA en Moscú, Hall Steven, de que si continúan las actividades provocadoras de reclutamiento de agentes de servicios secretos rusos, el FSB recurrirá a una respuesta simétrica", dijo una fuente de la cartera a la agencia Interfax.

Agregó que en aquella misiva figuraban nombres concretos de los ciudadanos rusos a los que la CIA había tratado de reclutar así como los datos sobre aquellos que realizaban dichos intentos.

Sin embargo, la CIA no reaccionó y semejantes intentos prosiguieron: en diciembre de 2012 el agente de la CIA Dillon Benjamin, que ocupaba el cargo del tercer secretario de la sección económica de la embajada de EEUU en Moscú, fue detenido cuando intentó reclutar a un agente ruso.

Tras ser descubierto por el contraespionaje ruso fue declarado persona non grata y tuvo que abandonar Rusia el 15 de enero de 2013.

El FSB explicó que no hizo público aquel caso en espera de que los servicios secretos de EEUU "sacarían una lección" de lo ocurrido.

"En el caso de Fogle la CIA atravesó una línea roja por lo que tuvimos que reaccionar y cumplir los trámites oficiales", explicó la fuente.

Además, confirmó que el FSB ya estaba enterado, en el momento de la llegada a Moscú de Fogle, de que éste formaba parte de la plantilla de la CIA.

Cuando fue detenido, el presunto espía portaba medios técnicos especiales, instrucciones por escrito para el agente ruso que pretendía reclutar, una gran cantidad de dinero y medios para cambiar de apariencia física.

La detención provocó un escándalo entre ambos países y el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores presentó el miércoles una nota de protesta al embajador de Estados Unidos, Michael McFaul, citado ante la cancillería.