Ban Ki-moon confía en la pronta celebración de conferencia sobre Siria

En una rueda de prensa conjunta con el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, tras sus conversaciones en Sochi, balneario ruso en el mar Negro, Ban agradeció a Lavrov y al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, la iniciativa de convocar la conferencia e insistió en su pronta celebración debido a la gravedad de la situación en Siria.

"No podemos perder el impulso", dijo Ban, quien destacó en la comparecencia ante los periodistas, trasmitida en directo por la página web de la cancillería rusa, las "grandes expectativas" que ha generado la propuesta ruso-estadounidense.

Lavrov expresó el deseo de Rusia de que la conferencia sobre Siria se celebre bajo la égida de la ONU.

"Cuanto antes, mejor", dijo el jefe de la diplomacia rusa al coincidir con Ban en que la conferencia debe convocarse a la mayor brevedad posible para poner fin al derramamiento de sangre y la violencia en Siria.

Lavrov indicó que toda la comunidad internacional está interesada en que la situación en Siria sea llevada al cauce político.

"Lo más importante ahora es entender quiénes de los sirios están dispuestos a participar en la conferencia. Si no es así no pasará nada", dijo el ministro ruso.

Moscú, agregó, insiste en que en la conferencia deben participar no sólo los representantes de los países que concurrieron el año pasado a la cita de Ginebra, sino también delegados de Irán, Arabia Saudí y países vecinos de Siria.

Preguntado por los suministros de armas rusas al régimen de Bachar al Asad, Lavrov declaró no comprender el revuelo que causan en los medios informativos.

"Nunca hemos ocultado que suministramos armas a Siria en virtud de los contratos firmados, sin violar acuerdos internacionales ni trasgredir la legislación rusa, que en materia de control de exportaciones es una de las más rigurosas del mundo", subrayó.

El secretario general de la ONU se reunirá hoy mismo con el presidente ruso, Vladímir Putin.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.