Rusia exhibe su poderío militar en la plaza Roja en el Día de la Victoria

Más de 11.000 efectivos de las distintas ramas de las Fuerzas Armadas rusas y un centenar de unidades de armamento pesado desfilaron ante las tribunas de honor, instaladas a ambos costados del mausoleo de Vladímir Lenin, el fundador del Estado soviético.

"Haremos todo por fortalecer la seguridad en el mundo", afirmó el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en una breve alocución previa al comienzo del tradicional desfile militar con motivo del Día de la Victoria

En las tribunas, además de autoridades civiles y militares, miembros del cuerpo diplomático e invitados extranjeros, se encontraban numerosos veteranos, que lucían sus condecoraciones de guerra.

"Siempre recordaremos que precisamente Rusia, la Unión Soviética, echó por tierra los planes arrogantes, misántropos y sangrientos de los fascistas, y no les permitió conquistar el mundo", enfatizó el jefe del Kremlin.

La Unión Soviética perdió 27 millones de vidas en la Gran Guerra Patria, como denomina en Rusia el período de la Segunda Guerra Mundial comprendido entre el 22 de junio de 1941 y la capitulación de Alemania.

"Vuestros sacrificios y pérdida son inconmensurables. Honraremos eternamente vuestra hazaña, guardaremos duelo por los caídos y los mortificados y siempre defenderemos la verdad sobre la guerra", dijo Putin, dirigiéndose a los veteranos.

Al mismo tiempo, el presidente ruso subrayó que la victoria alcanzada en mayo de 1945 es un "símbolo sagrado de lealtad a la patria", un "símbolo de la unidad del pueblo multinacional de Rusia".

"Recordamos qué significa la tragedia de la guerra y haremos todo para que nunca nadie se atreva a desatarla nuevamente, para que nunca nadie se atreva a amenazar a nuestra gente, a nuestros hogares, a nuestra tierra", manifestó.

Como es tradición, la parada empezó con la presentación de honores al Estandarte de la Victoria, la bandera roja con la hoz y el martillo que en 1945 fue izada en la cúpula del Reichstag.

Tras el desfile de las unidades de a pie, hicieron su aparición las motorizadas.

Sobre el histórico adoquinado de la plaza Roja pasaron formaciones de transportes blindados BTR-82f, carros de combate T-90, piezas de artillería autopropulsadas Msta-S, lanzaderas múltiples de cohetes, sistemas de misiles antiaéreos S-400, y cohetes tácticos Iskander e intercontinentales Tópol-M.

El plato fuerte de la parada de este año en Moscú fue la participación de la aviación militar: un total de 68 aparatos, entre aviones y helicópteros, sobrevolaron en perfecta formación la principal plaza de Rusia.

Por orden de ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, se celebraron desfiles militares en otras 23 ciudades del país, con la participación de más de 27.000 efectivos.

El Ministerio del Interior anunció que ha movilizado a más 164.000 policías y unos 13.000 efectivos militares en todo el país garantizar la seguridad y orden público durante las celebraciones del Día de la Victoria.

Según datos de esa cartera, durante la jornada de hoy están previstos más de 8.000 actos públicos en más de 4.000 ciudades, en los que se espera que participen unos diez millones de personas.

Como es habitual en estas fechas, la programación los canales de televisión se centra casi exclusivamente en la efeméride.

Los festejos en Moscú y otras grande ciudades de Rusia concluirán esta noche con rondas de fuegos artificiales.

En la capital rusa los fuegos artificiales serán lanzados a partir de las 22.00 hora local (18.00 GMT) desde distintos puntos de la ciudad, elegidos de manera tal que los moscovitas puedan disfrutar del espectáculo independientemente del lugar donde se encuentren.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.