EEUU y Rusia proponen conferencia sobre Siria con el Gobierno y la oposición

"Intentaremos organizar una conferencia internacional que centraría en el desarrollo del Comunicado de Ginebra y nuestro objetivo es invitar a miembros del Gobierno y de la oposición de Siria", dijo el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en rueda de prensa junto a su colega ruso, Serguéi Lavrov.

Kerry, que se reunió previamente con el presidente ruso, Vladímir Putin, para acercar posturas sobre Siria, destacó la urgencia de celebrar esa conferencia "cuanto antes, puede ser que a finales de mayo".

Según el jefe de la diplomacia rusa, en esa conferencia participarían miembros de todos los grupos que representan al pueblo sirio, "sin excepciones".

"Espero que esta oportunidad no sea desaprovechada", dijo Lavrov.

Kerry destacó la importancia de poner en practica el comunicado de Ginebra que propone un Gobierno de transición con representación del régimen de Bachar al Asad y de los rebeldes, y que, en su opinión, debe ser una "hoja de ruta" para una nueva Siria sin violencia.

"Efectivamente, el Comunicado de Ginebra es un importante documento. No debe ser un trozo de papel ni una diplomacia vacía. Por cierto, en ese comunicado se dice concretamente que el Gobierno de Siria y la oposición deben designar de mutuo acuerdo a los representantes que conformarán el Gobierno de transición", dijo.

A su vez, el secretario de Estado subrayó que no es el momento de decidir la suerte del presidente sirio, Bachar al Asad, pero sugirió que él no se imagina que, tras el fin del conflicto civil, éste pueda permanecer en el poder.

"Puede ser que a mí como persona me sea difícil imaginar como Siria puede ser gobernada en el futuro por un hombre que ha cometido los actos que están ocurriendo ahora, pero esta decisión no será adoptada ahora o más tarde", comentó.

Y añadió: "Ya que el Comunicado de Ginebra dice que el Gobierno de transición debe ser elegido de mutuo acuerdo"

Kerry admitió que en el Senado norteamericano muchos abogan por suministrar armamento a los rebeldes.

"Al final, todo dependerá de si tenemos pruebas en relación al uso de armas químicas. Como ustedes sabe, el presidente (Barack) Obama ha ordenado un análisis exhaustivo de esos hechos e informaciones", señaló

Aunque, añadió que si Gobierno y rebeldes se sientan a negociar el posible suministro de armas a los que combaten contra Asad dejará de tener sentido.

Y reconoció que hasta ahora Washington y Moscú no estaban "en la misma página", pero que ahora han decidido cooperar para encontrar una solución política al conflicto, ya que la alternativa es la guerra, el caos, la crisis humanitaria, la limpieza étnica y la inestabilidad regional.

Por su parte, Lavrov destacó que, a diferencia de la oposición armada, el Gobierno sirio sí se ha mostrado dispuesto a aplicar los acuerdos de Ginebra de junio de 2012 y ya ha creado un comité para participar en ese diálogo.

Mientras, agregó, "la oposición no ha pronunciado ni una palabra que demuestre su apoyo al arreglo según el Comunicado de Ginebra y tampoco ha informado sobre quien participará en las negociaciones en su nombre".

Por ello, destacó, "nos hemos puesto de acuerdo en lo siguiente: Rusia y EEUU alentarán al Gobierno sirio y a los grupos opositores a que encuentren una solución política" al conflicto que se prolonga durante más de dos años.

En cuanto al posible uso de armas químicas en Siria, Lavrov hizo un llamamiento a la responsabilidad y desveló que los servicios secretos de ambos países cooperarán para aclarar si efectivamente se utilizaron armas químicas o sustancias tóxicas durante el conflicto.

"Este es un tema extremadamente complejo y que exige una gran responsabilidad. Hay que estar seguros al ciento por ciento, de lo contrario seremos rehenes de los rumores o de las provocaciones intencionadas", indicó.

Rusia asegura que Asad no es su aliado, aunque cuenta con una base naval (Tartus) en Siria, pero se opone a la injerencia exterior en el país árabe; mientras EEUU considera que el régimen sirio ya no representa al pueblo del país árabe.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.