La mayor exposición retrospectiva de Miró debuta en Moscú

"Para nosotros es una gran satisfacción el poder estar hoy en Moscú, haber traído la primera gran exposición de Miró, por lo que Palma (de Mallorca) está muy satisfecha y orgullosa", aseguró a Efe Fernando Gilet, presidente de la Fundación de Miró.

El evento, celebrado bajo la égida del mayor Festival de Artes ruso "Cerezal", está dedicado al 120 aniversario del nacimiento del genio catalán y recorre la creativa trayectoria del pintor, grabador y ceramista en el transcurso de sus últimos 30 años.

"Con esta exposición se ha conseguido fundamentalmente un anhelo compartido. El que Palma pueda traer la primera gran exposición de Miró a Moscú y el deseo de Moscú de poder recibir la exposición de este artista universal de magnífica trayectoria", dijo Gilet.

Subrayó el esencial papel de la capital de la isla de Mallorca y señaló que "la identidad que une Palma con Miró y Miró con Palma esta exposición la reproduce perfectamente".

La muestra del "padre espiritual de la vanguardia contemporánea y uno de los líderes de la rama surrealista y abstracta del arte del siglo XX", como lo describe la página web del museo, abarca 14 esculturas y un gran número de pinturas, dibujos y grabados de la Fundación Pilar y Joan Miró de Mallorca.

"Tras obsesionarnos con la idea de presentar a los moscovitas las obras del famosísimo pintor, mis colegas del MAC y yo visitamos la Fundación Pilar y Joan Miró de Mallorca y quedamos asombrados por la colección", explicó Edit Kusniróvich, directora del festival.

Subrayó que, por primera vez en Rusia, se celebra una exposición de Miró de tal magnitud.

La presentación, que ocupó todo el espacio en la sede del MAC del bulevar Gógolevski en pleno centro de Moscú, está dividida en ocho zonas: los signos gráficos, el paisaje, el pájaro, la constelación, el ojo, la mujer, el personaje y la cabeza.

Las gráficas expuestas en el MAC reflejan la búsqueda por Miró de nuevas formas abstractas geométricas, un mundo de "criaturas plásticas", capaces de cambiar su forma y su posición en el espacio.

Una parte de la última sala del museo representa un modelo tridimensional panorámico del taller del pintor, que sumerge al espectador en un ambiente en el que Miró engendraba sus obras.

El estudio permite estudiar la metodología del artista "por dentro" y "ver ese universo Miró, esos mitos, esas referencias que supusieron el motivo de su inspiración", según Gilet.

Ese taller, creado 1981 como parte de la exposición por el pintor y su esposa, expone la herramienta y objetos personales del maestro como los pinceles, la paleta y bastidores, así como juguetes de barro tradicionales que sirvieron de prototipo para sus esculturas.

La exposición, que permanecerá abierta hasta el 9 de junio, incluye también varios vídeos acerca de la vida del artista español.