Rusia denunciará el convenio pesquero de la UE con Mauritania ante la OMC

Rusia considera que el acuerdo entre Bruselas y Nuakchot, renovado el pasado verano, es contrario a las normas de la OMC, toda vez que al pagar 70 millones de euros anuales a Mauritania, la UE ha logrado que sus pescadores abonen cánones tres veces inferiores a los que exige el país magrebí a la flota pesquera rusa.

Rusia denunciará ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) el convenio de pesca entre la Unión Europea y Mauritania porque cree que subvenciona de manera indirecta a los pescadores europeos que faenan en aguas del caladero saharaui.

Rusia considera que el acuerdo entre Bruselas y Nuakchot, renovado el pasado verano, es contrario a las normas de la OMC, toda vez que al pagar 70 millones de euros anuales a Mauritania, la UE ha logrado que sus pescadores abonen cánones tres veces inferiores a los que exige el país magrebí a la flota pesquera rusa.

"Las subvenciones a los pescadores de la UE, y en primer lugar a los españoles, contradice las normas de la OMC. Los pescadores europeos tienen condiciones privilegiadas, a diferencia de los pescadores rusos. Es competencia desleal", se quejó el ministro ruso de Pesca, Andréi Kráiniy.

Días antes de firmar su propio convenio con Nuakchot, Moscú se percató de que las empresas rusas tendrían que pagar un canon de 380 euros por tonelada de pescado, mientras que las europeas pagan 126.

Además, el convenio entre la UE y Mauritania establece que el país magrebí no puede ofrecer mejores o iguales condiciones a terceros países, explicó Kráiniy en declaraciones a la emisora de radio "La Voz de Rusia".

Los expertos consideran que los cánones exigidos por Mauritania a las empresas rusas son apenas unos euros inferiores al precio mínimo de una tonelada de pescado capturada en sus aguas, por lo que faenar en esas condiciones no es rentable.

Es la primera queja formal que presentará Moscú ante la OMC después de su reciente ingreso en la organización, precisó el ministro ruso.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.