Moscú presiona para que se levanten las restricciones a su banco en Chipre

"Nuestras medidas de apoyo (a Chipre) las llevaremos a cabo en dependencia de nuestros intereses, y nuestros intereses consisten en que el Banco Comercial Ruso, que no requiere apoyo financiero alguno, funcione normalmente", declaró hoy el ministro de Finanzas de Rusia, Antón Siluánov.

Rusia condicionó hoy la posibilidad de reestructurar la deuda de Chipre al levantamiento de las restricciones y restablecimiento de toda la actividad del Banco Comercial Ruso en la isla.

"Nuestras medidas de apoyo (a Chipre) las llevaremos a cabo en dependencia de nuestros intereses, y nuestros intereses consisten en que el Banco Comercial Ruso, que no requiere apoyo financiero alguno, funcione normalmente", declaró hoy el ministro de Finanzas de Rusia, Antón Siluánov.

Siluánov precisó que en ese banco chipriota, propiedad del VTB ruso, "quedó colgado el dinero" de compañías rusas.

"Queremos que ese dinero llegue a sus destinatarios", insistió el ministro.

En 2011 Rusia concedió a Chipre un crédito de 2.500 millones de euros por 4,5 años a un interés del 4,5 %.

En marzo pasado la parte chipriota propuso reducir el interés al 2,5 %, lo que equivaldría a condonar el 10 % de la deuda.

Siluánov comunicó que acaba de tratar el tema en Washington con los "ministros interesados de la Unión Europea y representantes del Fondo Monetario Internacional" y "todos se manifestaron a favor de levantar cuanto antes las restricciones".

"La semana próxima comenzará otra etapa de negociaciones al respecto y veremos cómo se soluciona el tema", dijo el titular de Finanzas.

El ministro también volvió a insistir en una mayor participación de Rusia en las negociaciones sobre Chipre.

"Ya que somos acreedores (de Chipre) y estamos dispuestos a mejorar las condiciones de devolución del crédito, quisiéramos ver satisfechas nuestras propuestas para superar el problema chipriota", remarcó.