Putin descarta cambios en el Gobierno ruso

"Hay que tener en cuenta que el Gobierno no lleva ni un año en sus funciones. Por supuesto que desde entonces se han acumulado no pocas quejas (a su gestión), pero hay que dejarle trabajar", dijo Putin al responder en directo a preguntas de ciudadanos en una intervención retransmitida por la televisión rusa.

El presidente ruso aprovechó la pregunta de un ciudadano sobre el descontento de los rusos con la marcha del país para dar otro toque de atención, el segundo en menos de dos semanas, a los ministros del Gobierno e incluso a su propia Administración.

"Los dirigentes de todos los rangos, tanto en la administración de Presidencia como en el Gobierno, deben entender que los ciudadanos siguen con atención y ponen nota a los resultados de su trabajo. La exigencia a las autoridades debe ser mayor", subrayó.

Mientras que los expertos y el propio Gobierno reconocen la ralentización del crecimiento del PIB, Putin no dudó en lamentar que el Ejecutivo "no haya tomado aún ninguna medida especial" para relanzar la economía nacional.

Al mismo tiempo, precisó que los preocupantes datos y pronósticos económicos, algunos de los cuales apuntan incluso a una recesión a partir de otoño, se deben no sólo a la mala gestión de distintas autoridades públicas sino también a la crisis que vive la Unión Europea, el principal socio comercial de Rusia.

Putin apuntó a una división de opiniones en el seno del propio Gobierno y también entre los expertos sobre las causas y las soluciones para volver a la senda del crecimiento.

El presidente explicó que parte del Ejecutivo cree que la administración "hizo su aporte" a la situación actual, mientras que otros afirman que ésta "es el resultado del desarrollo de la economía mundial" y recomiendan "seguir su evolución y tener listos los instrumentos para reaccionar en caso de se agrave la crisis".

Por primera vez en un semejante "conversación televisiva con el pueblo", Putin polemizó con su ex ministro de Finanzas, Alexéi Kudrin, hoy activista opositor, sobre la marca de la economía.

El líder ruso señaló que también como factor para la ralentización la "política monetaria demasiado rígida" del Banco Central de Rusia (BCR) impulsada por Kudrin, aunque tampoco tardó en justificarla y asegurar que la continuará pese a las críticas.

"La sura política monetaria en la Federación de Rusia está justificada en buena medida, pues persigue controlar la inflación. Es algo que se hace en beneficio de los ciudadanos y de la economía", aseveró.