Moscú acusa a Kiev de obstruir la renovación de la flota rusa del mar Negro

"El Gobierno de Ucrania (...) insiste en que la modernización de la flota de mar Negro puede llevarse a cabo sólo con la autorización y bajo el control de la autoridades ucranianas", dijo a la agencia Interfax un representante de Defensa en condiciones de anonimato.

Agregó que toda la responsabilidad por la dilación en la consecución de los acuerdos necesarios para renovar la flota rusa del mar Negro recae en las autoridades ucranianas.

En particular se refirió a la negativa de Kiev de eliminar los aranceles aduaneros sobre los equipos y mercancías destinados a esa flota.

Además, el alto cargo ruso aludió a dos decretos dictados por el entonces presidente ucraniano, Víctor Yúschenko, en agosto de 2008, tras el estallido de la guerra ruso-georgiana en Osetia del Sur.

Uno de ellos obligó a la flota rusa del Mar Negro a solicitar permiso a las autoridades ucranianas para el desplazamiento de sus unidades, y el otro eliminó las facilidades para el cruce de la frontera.

"Las reiteradas reclamaciones de Rusia para su derogación, pues los decretos no se corresponden con los acuerdos marco, no han dado hasta ahora resultado alguno", agregó.

En 1997, tras varios años de arduas negociaciones, Rusia y Ucrania firmaron un acuerdo por el que se repartieron la flota soviética del mar Negro, hasta entonces el problema más espinoso en las relaciones entre estas dos antiguas repúblicas soviéticas.