Rusia ve incongruencia entre la "lista Magnitski" y el mensaje de Obama

El mensaje del presidente estadounidense, según dijo a la prensa Yuri Ushakov, consejero de Putin, "contiene varias propuestas para profundizar en el diálogo bilateral".

Rusia observa una incongruencia entre la "lista Magnitski", publicada el viernes por Washington, y la carta del presidente estadounidense, Barack Obama, que el consejero de Seguridad Nacional de EE.UU., Tomas Donilon, entregó hoy en Moscú al líder ruso, Vladímir Putin.

El mensaje del presidente estadounidense, según dijo a la prensa Yuri Ushakov, consejero de Putin, "contiene varias propuestas para profundizar en el diálogo bilateral".

Pero al mismo tiempo, "demuestra una vez más, que aunque por un lado la administración Obama quiere desarrollar activamente nuestras relaciones en muchos campos, por otro, no se juega por nuestra cooperación bilateral en EE.UU., no quiere poner en su sitio a los rusófobos, que no dejan de poner palos en las ruedas".

Ushakov, citado por las agencias locales, precisó que algunas de las propuestas de Obama tienen que ver con el escudo antimisiles, los arsenales nucleares y las relaciones comerciales entre ambos países.

Poco antes, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, apuntó que solucionar los problemas que en los últimos tiempos se multiplican en las relaciones con EE.UU. es, "sin duda, el "objetivo número uno" de Moscú".

Lavrov recordó algunos de los temas que más han enturbiado en los últimos meses las relaciones entre ambos países: "Están 'la lista Magnitski', los problemas con los niños (rusos) adoptados en EE.UU., el trato a algunos ciudadanos rusos, el secuestro de ciudadanos rusos, la vulneración de sus derechos".

"Tanto John Kerry (secretario de Estado de EE.UU.) como Tom Donilon han dicho que la administración Obama entiende que estos asuntos son una factor de irritación en las relaciones ruso-estadounidenses, y que trabajarán para que éstos desaparezcan. Juzgaremos los hechos, no las palabras", aseveró el titular de la cancillería rusa.

El Departamento del Tesoro de EE.UU. anunció sanciones económicas y la prohibición de expedir visados a 18 ciudadanos rusos y de varias exrepúblicas soviéticas por su supuesta relación con la muerte en prisión del abogado Serguéi Magnitski.

Al día siguiente, Moscú publicó su propia lista negra que prohíbe la entrada a su territorio a 18 funcionarios estadounidenses en una respuesta totalmente simétrica a los estadounidenses.

Magnitski denunció en 2008 la existencia de una red de funcionarios públicos corruptos, tras lo cual fue acusado de evasión fiscal y enviado a prisión por las autoridades rusas, en la que falleció poco después.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.