Supremo desestima el recurso del diputado opositor ruso privado de su escaño

El Tribunal Supremo ruso desestimó hoy el recurso presentado por el dirigente opositor ruso Guennadi Gudkov contra la resolución de la Duma del Estado (cámara de diputados) de Rusia que en septiembre del año pasado lo privó de su escaño de legislador, informaron fuentes judiciales.

El Tribunal Supremo ruso desestimó hoy el recurso presentado por el dirigente opositor ruso Guennadi Gudkov contra la resolución de la Duma del Estado (cámara de diputados) de Rusia que en septiembre del año pasado lo privó de su escaño de legislador, informaron fuentes judiciales.

Gudkov fue expulsado de la Duma sin mediar resolución judicial a iniciativa del partido oficialista Rusia Unida, que cuenta con mayoría absoluta en el Legislativo.

El exdiputado, miembro entonces del partido socialdemócrata Rusia Justa, fue acusado de compaginar su labor parlamentaria con actividades empresariales.

Su argumento de que la mayoría parlamentaria no puede privar de su escaño a un diputado mediante una simple votación en la Cámara no fue atendido por los legisladores.

Después de las elecciones parlamentarias de 2011 y las presidenciales de 2012, Gudkov fue uno de los promotores de la campaña de denuncias de fraude electoral que movilizó a decenas de miles de personas, en particular, en la capital rusa.

"Con su dictamen, el Supremo ha legalizado, de hecho, una decisión condenatoria extrajudicial", dijo Gudkov, citado por la agencia oficial RIA-Nóvosti, tras conocer la desestimación de su recurso.

El exdiputado, que en marzo de este año fue expulsado de Rusia Justa por "acciones que dañan los interés y la imagen del partido", en particular por sus contactos con la oposición extraparlamentaria, arremetió contra el Supremo al señalar que sus decisiones "dependen de la valentía" de los magistrados.

Agregó que presentará un denuncia ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo y anunció que pedirá a sus colegas extranjeros ayuda para acelerar el estudio de la misma.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.