La tala ilegal en Rusia aumentó en un 66 % en el último lustro, según Putin

La tala ilegal de árboles aumentó en un 66 por ciento en el último lustro en Rusia, al tiempo que las autoridades se percatan sólo del 60 por ciento de esos casos, advirtió hoy el presidente ruso, Vladímir Putin.

Putin exigió endurecer el castigo por la tala ilegal y mejorar los sistemas de vigilancia de las superficies forestales del país.

El año pasado, siete mil personas fueron sancionadas administrativamente, mientras que el perjuicio a las arcas del Estado por la tala ascendió a 10.000 millones de rublos (333 millones de dólares), apuntó.

Putin lamentó que la Agencia Forestal rusa y algunas regiones ofrecen información tergiversada sobre este problema, mientras que las fuerzas del orden a menudo no hacen nada para atajar ese negocio ilegal lucrativo.

"Hoy día no tenemos información veraz acerca de la cantidad y calidad de nuestros recursos forestales. Tan sólo disponemos de información sobre el 19 por ciento de la superficie forestal", subrayó el presidente ruso.

El líder ruso también denunció que "la corrupción y la ignorancia" en la gestión forestal "llevan al empeoramiento de la seguridad ecológica y la reducción de la superficie de bosques aptos para la tala".

Recordó que una quinta parte de la superficie forestal de Rusia está arrendada para su tala y aprovechamiento, pero los concursos para la concesión administrativa de estos bosques "no han sido transparentes".

"Los ganan sobre todo empresas cercanas al poder y sus intermediarios. La gente que vive al lado del bosque a menudo no pueden aprovecharlo para sus propias necesidades a precios razonables, y se ven obligados a mendigar a las autoridades locales, a humillarse, a pagar de más", aseveró Putin.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) denunció recientemente la tala ilegal masiva de árboles valiosos en la región de Primorie, en el Lejano Oriente ruso, destinados para la exportación a la vecina China.

"En el caso del roble mongol (una de las especies más valiosas de la región) se permite la tala de 450.000 metros cúbicos anuales, y en realidad son talados más de 900.000", se quejaba el director de WWF Rusia, Igor Chestin.

Chestin explicó que la madera de Primorie se exporta al gigante asiático para la producción de muebles y parqué, productos que a su vez exportan los chinos a Estados Unidos y la Unión Europea, donde paradójicamente las leyes castigan a los productores por el empleo de la "madera negra"

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.