Rusia da una nueva vuelta de tuerca en su ofensiva contra las ONG

El Kremlin cumplió hoy su amenaza de apretar las tuercas a las ONG, pese a las duras críticas que recibió Vladímir Putin durante su visita a Alemania, y expedientó a Golos, la organización que denunció fraude electoral en 2011

"El Ministerio de Justicia ha abierto un expediente administrativo a la ONG Golos (El Voto) y a su directora ejecutiva", señala un comunicado de esta cartera.

Las autoridades acusan a Golos de incumplir la ley por su negativa a registrarse como agente extranjero, toda vez que, según Justicia, se trata de una organización que recibe financiación desde el extranjero y desempeña una labor política.

La ONG, como persona jurídica, podría ser sancionada con una multa de hasta 500.000 rublos (16.000 dólares), mientras que su directora ejecutiva, Lilia Shibánova, podría ser condenada al pago de hasta 300.000 rublos (9.600 dólares).

"La asociación no recibe recursos del extranjero, al menos desde que entró en vigor la ley (de las ONG). No sé qué grado de arbitrariedad debe haber en un país para ser amenazados con una multa por una falta inexistente", reaccionó a la medida Shibánova, citada por la agencia Interfax.

La cartera de Justicia, sin embargo, sostiene lo contrario y apunta a que al menos uno de los proyectos de la organización, que promueve la transparencia electoral a través de la elaboración de un Código Electoral, "persigue influir en las decisiones que toman las administraciones del Estado y formar corrientes de opinión pública".

"El objetivo del proyecto es llamar la atención de la sociedad sobre la necesidad de cambiar la legislación electoral de la Federación de Rusia con la aprobación de una ley totalmente nueva, el Código Electoral", señala el ministerio.

El anuncio se produce dos días después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, fuera recibido con protestas en su visita a Alemania por la campaña de registros que sufren las ONG rusas desde mediados de marzo.

La canciller alemana, Ángela Merkel, salió en defensa de las ONG en presencia de Putin durante la inauguración de la Feria Industrial de Hannover, mientras manifestantes de organizaciones de defensa de los derechos humanos y del partido Los Verdes protestaban por el proceder de Moscú ante el pabellón donde se celebraba el acto.

Desde el mes pasado, las ONG presentes en Rusia, tanto las nacionales como las internacionales, entre ellas Amnistía Internacional y Human Rights Watch, son objeto de una masiva campaña de registros e inspecciones por parte de las autoridades del país.

"El objetivo es presionar a las ONG para que nos registremos como agentes extranjeros. Esta campaña es un paso destinado a destruirnos", aseguró a Efe Lev Ponomariov, uno de los más veteranos defensores de los derechos humanos en este país.

Golos podría ser tan solo la primera ONG en una larga lista de "agentes extranjeros" susceptibles de sanción, ya que las principales organizaciones no gubernamentales rusas anunciaron ya en noviembre pasado que no acatarán en ningún caso la ley promulgada por el presidente ruso al considerarla represiva.

Once ONG enviaron el pasado 6 de febrero una queja al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo contra esa normativa.

Al mismo tiempo, Justicia recomendó hoy ampliar las causas legales para inspecciones sorpresa a las ONG y anunció que revisará la actividad de 7.000 organizaciones de este tipo este año.

"El Ministerio de Justicia y sus delegaciones regionales carecen de la posibilidad de reaccionar con rapidez ante denuncias relacionadas con la ley de las ONG, lo que reduce notablemente la supervisión de su actividad", lamenta un informe de esta cartera.

Poco después de los comicios parlamentarios de 2011, en los que Golos denunció fraude masivo en favor del partido de Putin, Washington acusó al Kremlin de mantener una "pauta de acoso" contra la ONG.

La organización fue acusada por la máxima autoridad electoral rusa de hacer campaña contra la formación oficialista Rusia Unida y más tarde sentenciada a pagar una multa por su presunta violación de la ley rusa al publicar más de 4.500 informes de supuestas tácticas ilegales durante la campaña electoral.

Semanas antes de las elecciones presidenciales, que en marzo de 2012 dieron la victoria a Putin, la ONG fue advertida de que debía abandonar su sede durante la votación con el pretexto de un corte de electricidad

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.