Duma rusa aprueba la candidatura de Nabiúllina para presidir el Banco Central

La Duma (congreso de los diputados) aprobó hoy la candidatura de la exministra de Economía Elvira Nabiúllina para el cargo de presidenta del Banco Central de Rusia (BCR).

La Duma (congreso de los diputados) aprobó hoy la candidatura de la exministra de Economía Elvira Nabiúllina para el cargo de presidenta del Banco Central de Rusia (BCR).

Nabiúllina, que ejercerá el puesto a partir del 24 de junio próximo, recibió el respaldo de 360 diputados, mientras 20 votaron en contra y uno se abstuvo, según las agencias locales.

La futura presidenta del BCR, que fue propuesta a mediados de marzo por el jefe del Kremlin, Vladímir Putin, descartó una posible revolución en la entidad emisora.

Nabiúllina, quien sustituirá en el cargo a Serguéi Ignátiev, de 65 años, subrayó que el BCR debe fomentar el crecimiento económico por medio de los instrumentos en su poder, como la refinanciación de bancos.

Advirtió de que el Producto Interior Bruto no crecerá mediante la rebaja administrativa de los altos tipos de interés y reconoció la importancia de incrementar la concesión de créditos.

Asimismo, destacó que la principal responsabilidad en materia de crecimiento económico recae en manos del Gobierno ruso, que es el que debe proponer políticas para mejorar el clima empresarial y atraer las inversiones.

En cuanto al "gran problema" de la fuga de capitales (más de 54.000 millones de dólares abandonaron Rusia en 2012), Nabiúllina abogó por desarrollar el sistema financiero por la vía legal y combatir la evasión de impuestos a cargo de organizaciones ilegales.

Recientemente, el Ejecutivo ruso anunció que planteará al Parlamento la conveniencia de obligar al Banco Central a bajar los tipos de interés para fomentar el desarrollo de nuevos sectores económicos.

El viceprimer ministro ruso, Ígor Shuválov, aseguró que, aunque la política monetaria y la estabilidad del sector bancario son prioritarias para el BCR, "la consecución de ese objetivo no debe matar la creación de la nueva economía rusa".

Algunos banqueros y empresarios, como Oleg Deripaska, han pedido ya a Nabiúllina una política monetaria más flexible que su antecesor.

Según la prensa, el nombramiento de Nabiúllina es un intento de tender puentes entre el BCR, empeñado en combatir por todos los medios la creciente inflación, y el Gobierno, algunos de cuyos miembros han demandado una mayor flexibilidad en la política monetaria y una reducción de los tipos de interés.

"Los tipos de interés del 14 por ciento (anual) son inasumibles para las empresas que quieren desarrollar proyectos novedosos (...) con perspectiva para la innovación y la creación de nuevos puestos de trabajo", opinó Shuválov.

Nabiúllina fue titular de Economía entre 2007 y 2012, tras lo que ha trabajado en el Kremlin como asesora económica de Putin.