Protestas contra la homofobia durante la visita de Putin a Holanda

El presidente ruso, Vladímir Putin, de visita oficial en Holanda, fue recibido hoy en Amsterdam con manifestaciones contra la homofobia, desencadenadas por la ley rusa que prohíbe la "propaganda" de la homosexualidad entre los menores de edad.

El primer acto de la estancia de un día de Putin en Amsterdam consistió en una visita junto a la reina Beatriz de Holanda a la sede del Museo Hermitage en esa ciudad, en cuyos canales y calles aledañas activistas de organizaciones como Amnistía Internacional habían colocado carteles con consignas contra la homofobia, informó la agencia de noticias holandesa ANP.

Además, residentes locales colocaron en las ventanas banderas arcoiris en apoyo a los homosexuales, al igual que se hizo en varios edificios públicos de la capital holandesa.

"Nada de propaganda sobre los derechos de los gays más allá de este punto" o "No asustar al presidente Putin: mantener esta área libre de derechos humanos" eran algunos de los mensajes que se podían leer en las pancartas.

El acto en sí en el museo, en el que Putin y la reina Beatriz visitaron una exposición dedicada al zar ruso Pedro el Grande (1672-1725) e inauguraron oficialmente el año de homenaje a los 400 años de relaciones entre Rusia y Holanda, no contuvo críticas políticas hacia la situación de los derechos humanos en Rusia.

El ministro holandés de Exteriores, Frans Timmermans, se limitó en su discurso a valorar unas relaciones con Rusia "tan profundas y fundamentales, que son indisolubles", recoge ANP.

Las protestas de la sociedad civil registradas en Amsterdam responden a la prohibición por parte de la Duma (cámara baja del parlamento ruso), a finales de enero, de la "propaganda" de la homosexualidad entre los menores de edad sin dar mayores especificaciones.

Dicha medida, a juicio de algunas organizaciones defensoras de los derechos humanos, podría dar pie a una libre interpretación y una aplicación arbitraria de la ley.

Estas manifestaciones se producen al día siguiente de que un grupo de mujeres protestase contra el presidente ruso y su sistema político al mostrar sus torsos desnudos en la Feria Industrial de Hannover (norte de Alemania), que Putin visitó junto a la canciller alemana, Angela Merkel.

Tras el evento en el Hermitage, Putin se trasladó al Museo Marítimo, donde está previsto que se reúna con el primer ministro holandés, Mark Rutte, y participe en una cena con representantes empresariales.

Unas doscientas personas se manifestaron igualmente ante este edificio con pancartas en favor del colectivo de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales.

El comercio domina la agenda de la reunión entre Putin y Rutte, cuyos países esperan cerrar una veintena de acuerdos, contratos y cartas de intenciones, aunque el jefe del Gobierno holandés también dedicará un tiempo a los derechos humanos, tal y como le pidió la Cámara de Representantes la semana pasada.

Coincidiendo con la visita de Putin a Amsterdam, el consorcio gasístico ruso Gazprom y la holandesa Gasunie firmaron una carta de intenciones sobre la extensión del gasoducto ruso-alemán Nord Stream desde Siberia hacia Reino Unido a través del mar Báltico, según indicó el ministro de Asuntos Económicos de Holanda, Henk Kamp.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.