Muere periodista ruso que se enfrentó a autoridades en defensa de un bosque

El exdirector del diario ruso "Jímkinskaya Pravda", Mijaíl Beketov, quien sufrió daños cerebrales y perdió una pierna, tras ser atacado en 2008 después de enfrentarse a las autoridades en defensa de un bosque cerca de Moscú, murió hoy de una parada cardíaca.

La abogada destacó que Beketov, al que le amputaron una pierna que le condenó a una silla de ruedas y sufrió múltiples daños cerebrales, nunca perdió la esperanza de que los agresores fueran encontrados y llevados ante la Justicia.

El periodista de 52 años había ingresado hoy en una clínica de la región de Moscú para someterse a un tratamiento de rehabilitación.

"El caso penal incoado por su agresión aún no ha sido cerrado. Los asaltantes aún no han sido encontrados. Ahora, se puede decir que esa gente son unos asesinos. Para mí ha sido una gran pérdida, un golpe muy duro", dijo Yevguenia Chirikova, conocida ecologista y amiga del periodista.

La veterana defensora de los derechos humanos, Ludmila Alexéyeva, destacó hoy el heroísmo de Beketov y su defensa de los derechos civiles pese a que, debido a la agresión, incluso perdió el habla.

En enero de 2012 el Comité de Instrucción de Rusia reanudó la investigación sobre la agresión cometida en noviembre de 2008, pero sin resultado alguno.

La Unión de Periodistas de Rusia exigió hoy que la investigación del caso sea llevada hasta el final.

El director de programas de Greenpeace en Rusia, Iván Blokov, resaltó que el periodista "se dedicó a los temas ecológicos hasta el final de sus días" y "logró animar a muchas personas para que defendieran su entorno natural".

Según los defensores de los derechos humanos y sus colegas, Beketov fue brutalmente golpeado por denunciar en sus artículos la corrupción en la administración local y salir en defensa del bosque de Jimki, ciudad cercana a Moscú que alberga un cementerio de caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Beketov fue la persona que denunció la ilegalidad del controvertido proyecto de trazado a través del bosque de Jimki de una autovía que debía unir Moscú y San Petersburgo, lo que exigía la tala masiva de árboles.

Tras varios meses de protestas y denuncias, el entonces presidente ruso, Dmitri Medvédev, ordenó suspender el proyecto y varias semanas después destituyó a uno de los principales abanderados, el alcalde de Moscú, Yuri Luzhkov.

Sin embargo, cuatro meses después, el jefe del Kremlin aprobó el proyecto inicial con el argumento de que las obras tenían un nivel de avance tal que era imposible detenerlas.

Beketov fue galardonado en noviembre de 2011 con el premio del Gobierno ruso en el ámbito del periodismo impreso, y también recibió varios galardones internacionales.