Anuncian protestas por la visita de Putin a Alemania

"La política de Putin no puede ser socio de la feria", señaló Julia Willie Hamburg, presidenta de Los Verdes en el estado federado de Baja Sajonia, al aludir a las recientes inspecciones de las que han sido objeto organizaciones no gubernamentales extranjeras en Rusia, entre ellas también fundaciones políticas alemanas.

La formación ecologista, que recién accedió al gobierno regional en coalición con los socialdemócratas, convocó a una manifestación frente al recinto de congresos en la que el presidente ruso y la canciller alemana abrirán este domingo la feria industrial, cuyo país invitado en esta edición es Rusia.

"Tenemos que aprovechar cualquier oportunidad para exigir a Vladímir Putin el establecimiento de la constitucionalidad y de reformas democráticas" en Rusia, subrayó Hamburg en un comunicado.

La importancia económica de ese país por sus recursos naturales no puede ser un motivo para pasar por alto posibles abusos en Rusia, agregó.

Amnistía Internacional (AI) anunció una campaña de protesta que comenzará domingo frente al recinto de congresos antes de la inauguración de la feria y continuará al día siguiente por la mañana, poco antes de que Putin y Merkel realicen un recorrido conjunto por las instalaciones.

La organización de derechos humanos aludirá asimismo a la situación concreta de diversos presos políticos con pancartas de gran formato en estaciones de metro y principales conexiones de transporte y vídeos en los trenes urbanos.

"Los controles totalmente desmesurados de cientos de organizaciones no gubernamentales en Rusia tienen el claro objetivo de intimidar a la sociedad civil", denunció el experto en Rusia de AI Peter Franck.

Agregó que "los intereses económicos no pueden prevalecer en detrimento de los derechos humanos", al tiempo que apeló en este sentido a la "responsabilidad" de las empresas.

También Transparencia Internacional (TI) y Human Rights Wacht, cuyas sedes en Rusia fueron sometidas asimismo al registro por parte de las autoridades, exigieron en un comunicado conjunto al jefe del Kremlin de cara a su visita a Alemania que ponga fin a la intimidación de la sociedad civil en Rusia.

El director para Europa y Asia Central de Human Rights Watch, Hugh Williamson, declaró que "lamentablemente los controles (a las ONG) son tan sólo el incidente más reciente de las medidas reguladores aplicadas a la sociedad civil desde la reelección de Putin en 2012".

"Rusia quiere ser un socio económico y político internacional y fiable, pero no lo logrará si viola una y otra vez su compromiso de respetar los estándares básicos en materia de derechos humanos", advirtió.

También la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) llamó a la canciller a trasladar a Putin su preocupación por el creciente control de internet en Rusia.

"La formulación de las nuevas normativas (relativa a internet), supuestamente para proteger a los menores, es tan vaga, que puede ser utilizada fácilmente contra opositores y medios críticos", señaló el secretario general de RSF en Alemania, Christian Mihr.