Medvédev pide penas de cárcel para los que vendan alcohol a menores de edad

"Aquellos que venden alcohol a menores de edad deben estar en la cárcel. Es muy importante que la responsabilidad por la venta ilegal de alcohol sea severa e irreversible. Sólo así se puede erradicar", dijo.

Al mismo tiempo, Medvédev se mostró a favor de prohibir la venta de alcohol a los menores de 21 años, como propone el proyecto de ley que estudia la Duma o Cámara de diputados de Rusia.

"¿Tendrá algún efecto positivo elevar en tres años el umbral de edad (para la venta de alcohol)? Seguramente sí", aseguró, citado por las agencias locales.

El primer ministro no descartó la posibilidad de que la prohibición sea dictada a nivel regional, como ocurre en Estados Unidos, y no por ley federal.

Según una encuesta de Opinión Pública divulgada ayer, un 76 % de los encuestados apoya la iniciativa legal, que cuenta con muchos partidarios entre las mujeres y la tercera edad.

Mientras, añade, "uno de cada cinco (un 21 %) han recibido con escepticismo la propuesta de elevar la edad mínima del comprador de alcohol hasta los 21 años".

El senador Viacheslav Fetísov, autor de la iniciativa, recuerda que Rusia es líder mundial en consumo de bebidas alcohólicas por habitante, con 18 litros anuales, y que más de dos millones de rusos sufren de alcoholismo.

"Además, la edad de iniciación en el consumo de alcohol se reduce dramáticamente y, según los especialistas, es ahora de 11 o 12 años", dijo.

Por este motivo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en este país, debido a este vicio, en el mejor de los casos 40 de cada 100 rusos llegarán a la edad de jubilación, comentó el senador.

"Los adolescentes no pueden diferenciar el alcohol caro y de calidad. Se trata de una creciente generación que podemos perder si no se toman medidas cardinales. Medias tintas ya no ayudan", añadió.

Fetísov considera que la prohibición de vender alcohol a los menores de 18 años no soluciona el problema y hay que elevar la barrera hasta los 21 años, como en Estados Unidos.

Médicos y especialistas citados por la prensa rusa coinciden al señalar que los perjuicios para la salud del consumo de alcohol son mucho menores a partir de los 21 años.

El Gobierno ruso ha tomado durante los últimos años toda clase de medidas para reducir el consumo de alcohol entre los más jóvenes, como limitar su horario de venta y prohibir el consumo de esa clase de bebidas en el transporte público.