Rusia alarmada por noticias sobre uso de armas químicas por rebeldes sirios

Rusia se mostró hoy alarmada por la información del régimen de Damasco sobre el presunto uso de armas químicas por parte de los rebeldes sirios en un ataque en la provincia de Alepo (norte de Siria).

Moscú considera que "el hecho de que las armas químicas caigan en manos de los rebeldes (...) empeora aún más la situación en Siria y lleva la confrontación a un nuevo estadio".

Insta a la oposición armada siria a deponer las armas y dar pasos en favor del diálogo, en línea con el Comunicado de Ginebra de junio de 2012, que contempla el advenimiento de un gobierno de transición con miembros del Ejecutivo y los rebeldes.

Según una declaración oficial difundida por la televisión estatal, los rebeldes lanzaron hoy un proyectil con sustancias químicas en Alepo, que habría causado la muerte de al menos 25 personas, en su mayoría civiles.

El Gobierno sirio alertó en diciembre pasado sobre el posible uso de armas químicas por los que denomina "terroristas" y reafirmó que las autoridades no las emplearán bajo ningún concepto en el conflicto que mantienen con los rebeldes.

A mediados del pasado año, el presidente sirio, Bachar al Asad, amenazó a Occidente con recurrir a dicho armamento en caso de agresión exterior.

Seguidamente, Rusia citó al embajador de Siria en Moscú para advertirle que amenazar con usar ese tipo de armas es inaceptable y llamó a Damasco a cumplir rigurosamente con los compromisos adquiridos en el protocolo de Ginebra de 1925, que establece la prohibición del uso en combate de gases tóxicos o asfixiantes.

De acuerdo con la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas, los 188 países que la han suscrito están obligados a desmantelar todo su armamento de ese tipo.

No obstante, países como Siria o Corea del Norte aún no han ratificado dicha convención.