Yanukóvich: Ucrania disminuirá las compras del gas ruso si no baja el precio

"Desde hace tres años tenemos un gran problema en el que estamos trabajando, y hasta ahora no podemos entender por qué el precio (del gas) para nosotros es el más alto", dijo Yanukóvich en una rueda de prensa conjunta en Kiev con el presidente lituano, Andris Berzins.

El jefe del Estado ucraniano indicó que si el precio del gas ruso (426 dólares por mil metros cúbicos) se mantiene, Ucrania reducirá las importaciones desde Rusia y buscará fuentes de suministros alternativas.

Según Yanukóvich, la economía ucraniana no está en condiciones de soportar las tarifas de Gazprom.

Ucrania, además, se niega a pagar el volumen contratado con el consorcio ruso con el argumento de que ya ha reducido el monto de sus importaciones.

Según el contrato firmado en 2009 y en vigor hasta 2019, la gasística ucraniana Naftogaz debe pagar anualmente por un mínimo de 41.600 millones de metros cúbicos de gas, aunque haya importado menos, pues existe una cláusula denominada "toma o paga" (take or pay, en inglés).

El año pasado, Ucrania importó casi 9.000 millones de metros cúbicos de gas menos de lo estipulado en el acuerdo.

Gazprom reclama el pago de 7.000 millones de dólares por concepto del gas que no importó Ucrania, que resta legitimidad a los contratos de 2009.

Yanukóvich subrayó hoy que Ucrania lo que busca es el establecimiento de un "precio de mercado justo" para el combustible que importa desde Rusia.

Según la prensa ucraniana, Rusia estaría dispuesta a reducir drásticamente los precios del gas natural, pero sólo si recibe en arriendo la red de gasoductos ucraniana.

Para ello, la Rada Suprema, el Parlamento unicameral ucraniano, tendría que introducir enmiendas a la actual legislación, que prohíbe expresamente la entrega en arriendo o concesión de la red nacional de gasoductos, considerada una infraestructura estratégica.

"Nosotros nunca nos hemos opuesto a tarifas preferenciales, pero para nosotros también es muy importante el precio que se paga por esas tarifas", dijo Yanukóvich.

Además de importar gas para consumo propio, Ucrania ofrece su sistema de gasoductos para el trasiego del 80 por ciento de las exportaciones del carburante ruso con destino a Europa.

Moscú y Kiev protagonizaron en 2006 y 2009 dos "guerras del gas" en las que incluso se llegó a cortar el suministro, afectando a los consumidores europeos, lo que obligó a Rusia a dar prioridad al tendido de nuevos gasoductos que esquiven Ucrania, mientras que la Unión Europea busca vías alternativas de suministro de carburante que no procedan de la Federación Rusa ni pasen por su territorio.