Venezuela congela inversiones de Lukoil hasta aclarar "lamentables" opiniones

El ministro de Petróleo y Minería de Venezuela, Rafael Ramírez, advirtió hoy a la empresa privada rusa Lukoil que queda "fuera del país" hasta que no se aclaren las "lamentables" declaraciones que dio su vicepresidente, Andrei Kuzyayev, sobre el sector petrolero en el país.

El también jefe de proyectos en el exterior de Lukoil dijo la semana pasada, según versiones de prensa, que en Venezuela se puede incrementar la producción en los próximos años, pero que se necesita estabilidad en los contratos y una buena situación para invertir.

Ramírez dijo hoy: "Nosotros no vamos a permitir que nadie venga a dictarnos pauta de cómo se guía nuestra política petrolera".

Y recordó como uno de los legados más importantes del fallecido presidente Hugo Chávez el "respeto a la soberanía" venezolana.

Lukoil forma parte del consorcio de empresas rusas, que lidera la estatal Rosneft, y que operan en la empresa mixta Petromiranda, en el bloque Junín 6 de la rica Faja petrolera del Orinoco.

Ramírez anunció el pasado 29 de enero que actualmente se producen 230.000 barriles diarios de petróleo en Venezuela fruto de las empresas mixtas de PDVSA con el conjunto de empresas rusas como Rosneft, Gazprom, Surgutneftegaz o Lukoil.

"Eso convierte a las empresas de la federación rusa en uno de los más importantes socios internacionales de nuestro país en la inversión petrolera", señaló entonces el ministro.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.