Ucrania confía en que habrá acuerdo con Rusia para reducir el precio del gas

El ministro de Energía y de la Industria del Carbón de Ucrania, Eduard Stavitski, expresó hoy su confianza en que este año se llegará a un acuerdo con Moscú sobre la reducción de los precios del gas natural ruso para los consumidores ucranianos.

Señaló que, en cualquier caso, los precios del gas natural disminuirán, pues es la tendencia que se observa en los mercados mundiales.

Actualmente, Ucrania paga una tarifa de 426 dólares por mil metros cúbicos por el gas natural ruso, precio que considera abusivo.

Según la prensa ucraniana, Rusia estaría dispuesta a reducir drásticamente los precios del gas natural, pero sólo si recibe en arriendo la red de gasoductos ucraniana.

Para ello, la Rada Suprema, el parlamento unicameral ucraniano, tendría que introducir enmiendas a la actual legislación, que prohíbe expresamente la entrega en arriendo o concesión de la red nacional de gasoductos.

El consorcio gasístico ruso Gazprom ha exigido la aprobación de las modificaciones que le garanticen el arriendo de la red de gasoductos ucraniana como condición para reducir sus precios.

Ucrania, además, se niega a pagar el volumen contratado con el consorcio ruso Gazprom con el argumento de que ha reducido sus importaciones.

Según el contrato firmado en 2009 y en vigor hasta 2019, la gasística ucraniana Naftogaz debe pagar anualmente por un mínimo de 41.600 millones de metros cúbicos de gas aunque haya importado menos, pues existe una cláusula denominada "toma o paga" (take or pay, en inglés).

El año pasado, Ucrania importó casi 9.000 millones de metros cúbicos de gas menos de lo estipulado en el acuerdo.

Gazprom reclama el pago de 7.000 millones de dólares por concepto del gas que no importó Ucrania, que resta legitimidad a los contratos de 2009.

Precisamente la firma de esos acuerdos llevó a prisión a la ex primera ministra Yulia Timoshenko, al frente del Gobierno cuando éstos fueron suscritos.

Timoshenko fue condenada en 2011 a siete años de cárcel por el delito de "abuso de poder" por autorizar la firma de los contratos gasísticos de 2009.