Siria entrega a periodista secuestrada a la embajada ucraniana en Damasco

"El estado de salud de la ciudadana ucraniana es satisfactorio. Nada amenaza su vida", informó un portavoz de la Cancillería ucraniana a la agencia Interfax-Ucrania.

Los diplomáticos ucranianos han puesto en contacto a la reportera con sus familiares y están formalizando la documentación para completar su repatriación.

Kochneva, que logró huir el martes de sus secuestradores, expresó su deseo de regresar en breve a Ucrania y de escribir un libro sobre su peripecia.

"En dos palabras: de allí salí con un diario. Prácticamente, está escrito el libro. Así que, sabrán casi todo lo que ocurrió", dijo en su página de la red social Livejournal.

El exmarido de la periodista, Dmitri Petrov, declaró el martes a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti que Kochneva había logrado escapar de sus captores.

"Me llamó y me contó que había logrado escapar, que alguien le ayudó a desplazarse a territorio controlado por las fuerzas gubernamentales", dijo.

Kochneva fue secuestrada en octubre pasado por el Ejército Libre Sirio, que amenazó con ejecutarla si sus familiares no pagaban un rescate de 50 millones de dólares, como explicó la propia reportera en un vídeo colgado en su página de Facebook.

Los secuestradores acusaron a Kochneva, que colaboraba como reportera independiente para varios canales de televisión rusos, de trabajar como intérprete para los servicios de inteligencia rusos y de estar a favor del régimen de Bachar al Asad.

El 28 de noviembre la periodista ucraniana reconoció en un segundo vídeo esas acusaciones y también el haber participado en el conflicto armado.

A su vez, los secuestradores amenazaron con nuevos ataques contra ciudadanos rusos y ucranianos si no se cumplían sus demandas, aunque a principios de este año ya rebajaron sus exigencias económicas hasta los 300.000 dólares.

La Cancillería ucraniana pidió ayuda a la Unión Europea, a la que también se dirigieron varias organizaciones como el Comité para la Protección de los Periodistas.

Kochneva, que llegó al país árabe poco después del estallido del conflicto hace casi dos años y, entre otras cosas, se dedicaba al acompañamiento de los periodistas que llegaban para cubrir la guerra, fue secuestrada cuando se dirigía a la ciudad de Homs