Las autoridades rusas cifran en 3,3 millones los inmigrantes ilegales

El director del Servicio Federal de Migración (SFM) de Rusia, Mijaíl Romodánovski, cifró hoy en 3,3 millones los inmigrantes ilegales, en su mayoría procedentes de Asia Central y Ucrania.

El funcionario desglosó que 900.000 de ellos son uzbekos, medio millón ucranianos y 400.000 tayikos.

"Se puede suponer que en su mayoría trabajan ilegalmente. Por regla general, en su mayoría se centra en las grandes urbes", añadió.

Romodánovski aseguró que Rusia acoge actualmente 10,2 millones de extranjeros, de los que casi una cuarta parte son uzbekos (23 por ciento o 2,3 millones); un 13,3 por ciento, ucranianos (1,3 millones) y un 10,2 por ciento, tayikos.

Según el jefe del SFM, 4,2 millones no viajan a Rusia por motivos diferentes a los laborales.

Al tiempo que reconoció que los índices de delincuencia entre los inmigrantes disminuyó en un 5,1 por ciento en 2012, Romodánovski abogó por crear patrullas populares contra la inmigración ilegal en las principales ciudades rusas.

Recientemente, el Ayuntamiento de Moscú creó patrullas populares para combatir la inmigración ilegal en la capital rusa en colaboración con el SFM.

Los integrantes de las patrullas, que incluyen funcionarios del SFM, tienen la facultad de neutralizar a los ilegales en mercados, centros comerciales, zonas en construcción, polígonos industriales y edificios de viviendas, lo que ha sido muy criticado por los defensores de los derechos humanos.

Ante las críticas de que los extranjeros impiden que muchos rusos encuentren empleo, Romodánovski precisó que los inmigrantes no representan más del 7 por ciento de la fuerza laboral en este país.

Según sus pronósticos, Rusia recibirá este año unos 17 millones de extranjeros, 1,2 millones más que en 2012, cuando ya se había registrado un aumento de casi el 14 por ciento en comparación con el año anterior.

Romodánovski ha reconocido que este país necesitará un flujo de 10 millones de inmigrantes laborales para 2025 si quiere compensar las tendencias de decrecimiento de su población y renovar la población activa.

Según la agencia estatal de estadísticas, para 2030 la población del país se reducirá desde los actuales 142 millones de habitantes hasta los 139 millones.