Rusia prohíbe por ley la apertura de filiales de bancos extranjeros

La Duma o cámara de diputados de Rusia aprobó hoy una ley que prohíbe la apertura de filiales de bancos extranjeros, medida destinada a promover el desarrollo del sistema bancario nacional.

El Gobierno, de quien partió la iniciativa, explicó que hasta ahora en Rusia funcionaban filiales, subsidiarias y representaciones de bancos foráneos.

La diferencia radica en que las filiales no entran dentro de la jurisdicción rusa, por lo que no están bajo el control de los órganos reguladores y no deben rendir cuentas ante el Banco de Rusia.

El Ejecutivo considera que tal situación amenazaba la competitividad de los bancos rusos, cuando el país acaba de ingresar en la Organización Mundial de Comercio (OMC).

"La creación de filiales de bancos extranjeros en la actual etapa de desarrollo del sistema bancario es prematura", apunta el Gobierno, quien matiza que esta restricción fue acordada durante el proceso de integración en la OMC.

Las autoridades han reconocido que uno de los principales problemas de la economía rusa durante los últimos años ha sido la fuga de capitales, que rebasó los 60.000 millones de dólares en 2012.