EEUU llama a Rusia a no caer en sensacionalismo por muerte niño ruso en Texas

EEUU llamó a Rusia a no caer en el sensacionalismo tras la reciente muerte en Texas de Maxim Kuzmin, un niño de tres años que vivía adoptado por una familia estadounidense, según informan hoy los medios rusos.

Además, mostró su preocupación por el enfoque de algunos medios rusos que han tachado de falta de voluntad política de cooperación la reciente negativa del embajador a participar en una sesión parlamentaria para comentar la muerte de Kuzmín.

"Los embajadores estadounidenses no comparecen ante parlamentos extranjeros cuando son llamados para ello", recordó McFaul.

Aseveró que el problema de la violación de los derechos de los niños no solo afecta a los menores rusos adoptados por familias norteamericanas, sino también a otros, independientemente del país en el que nacieran.

A pesar de que 20 niños rusos adoptados en EEUU murieron desde 2001, según el Defensor del Menor ruso, Pável Astájov, dijo que "está orgulloso" de que otros sesenta mil disfrutan de la vida con sus padres adoptivos.

Con respecto a la muerte de Kuzmín, McFaul precisó que desde el momento en el que el Departamento de Estado se enteró de lo ocurrido ambas partes colaboraron estrechamente para proporcionar acceso de los funcionarios consulares rusos al hermano de Maxim, también adoptado en EEUU.

Astájov denunció el pasado lunes el asesinato del pequeño, adoptado por una familia norteamericana de Texas.

"Maxim, de tres años, fue golpeado (hasta la muerte) por su madre adoptiva que durante mucho tiempo le daba medicinas psicotrópicas fuertes", escribió Astájov en su 'twitter'.

Agregó que el niño murió antes de la llegada de los servicios de Emergencia y que los médicos forenses le hallaron numerosas contusiones.

Precisó que el asesinato tuvo lugar a finales de enero sin que hubiera reacción alguna por parte del Departamento de Estado de EEUU.

Más tarde, en una entrevista con el canal Kommersant-Online, Astájov se mostró menos categórico con la versión de lo sucedido: "Incluso si no es hallada culpable de causar intencionadamente daño y muerte, dejar a un niño en peligro -ella lo dejó sólo en un patio de juegos y lo había dejado sólo en casa- ya es un crimen en Texas".

Rusia aprobó en diciembre pasado una ley que prohíbe las adopciones de niños rusos por familias de Estados Unidos, iniciativa que desató fuertes críticas entre los intelectuales y defensores rusos de los derechos humanos.