Detienen a 90 jardineros inmigrantes en las afueras de Moscú

Las autoridades rusas detuvieron hoy a 90 inmigrantes ilegales en las afueras de Moscú, todo ellos ocupados en trabajos de jardinería, en una nueva redada contra los trabajadores ilegales.

Dos tercios de los detenidos son ciudadanos de Vietnam y el resto proceden de países de la Comunidad de Estados Independientes, organización que agrupa a varias antiguas repúblicas soviéticas.

"Los ciudadanos extranjeros trabajan en una empresa de invernaderos dedicada al cultivo de plantas", según el SFI.

La ola de redadas contra los inmigrantes ilegales empezó la semana pasada, cuando más de 300 fueron detenidos en 24 horas en la capital rusa y en sus afueras.

El pasado miércoles, el SFI detuvo a 150 ciudadanos centroasiáticos en una fabrica de muebles de Moscú y otros 70 vietnamitas en una taller de textil clandestino.

Al día siguiente le tocó el turno a 107 barrenderos de Moscú que vivían en una edificio parcialmente deshabitado y destinado al derribo.

Según estimaciones del SFI, anualmente llegan a trabajar a Rusia cerca de 20 millones de inmigrantes, muchos de ellos de manera ilegal.

Recientemente, el director de Inmigración, Mijaíl Romodánovski, reconoció que este país necesitará 10 millones de inmigrantes para 2025 si quiere compensar el decrecimiento de su población.

Según la agencia estatal de estadísticas, para 2030 la población del país se reducirá hasta los 139 millones de habitantes (actualmente, 142 millones)