Investigan si la comida de soldados rusos en las islas Kuriles tenía gusanos

La Fiscalía militar de Rusia abrió hoy una investigación sobre la alimentación de los soldados destinados a las islas Kuriles, tras las denuncias de que en una de las guarniciones la comida contenía gusanos.

Durante la pesquisa se comprobará la calidad alimentaria y del agua, su suministro y conservación, y el respeto de las normas sanitarias por parte de los trabajadores de la compañía de alimentación que suministra la comida.

El funcionario subrayó que si se detecta alguna irregularidad la Fiscalía militar adoptará las medidas disciplinarias correspondientes.

La Fiscalía salió así al paso de las denuncias de los medios de la isla de Sajalín de que en la guarnición 71435 de la localidad Lagúnnoye (Kunashir) la comida que reciben los soldados tiene gusanos.

"En los platos había gusanos. Los mandos de la guarnición están al tanto del problema. Han enviado quejas a la Fiscalía, pero por ahora no hay respuesta", apunta.

Al parecer, la denuncia partió del padre de uno de los militares, quien dijo que los efectivos de la citada guarnición estuvieron cuatro semanas sin comer.

El portavoz de la región militar oriental, Alexandr Gordéev, aseguró que los alimentos son suministrados por compañías privadas en virtud de contratos suscritos con el Estado.

El control de calidad de los alimentos es realizado por los oficiales y médicos militares, agregó.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, ordenó cuando encabezaba el Kremlin reforzar la presencia militar en las islas, cuya soberanía también es reclamada por Japón.

Para ello, el Gobierno ruso lanzó un programa de construcción de infraestructuras para mejorar las condiciones de vida en las cuatro islas bajo control ruso desde la Segunda Guerra Mundial, que han vivido un éxodo desde la caída de la Unión Soviética