Condenado a cadena perpetua general ucraniano por asesinato de un periodista

El general de la policía ucraniana, Alexéi Pukach, fue condenado hoy a cadena perpetua por el asesinato en septiembre de 2000 del periodista opositor, Gueorgui Gongadze, el caso judicial más polémico de la historia de Ucrania.

Los abogados de Pukach, quien reconoció que mató al periodista con un cinturón de manera accidental, cuando intentaba arrancarle una confesión sobre sus actividades de espionaje, adelantaron que recurrirán el fallo.

Según el condenado, al que la Justicia retiró el rango de general, Gongadze supuestamente le reconoció que recababa información para las embajadas extranjeras con el fin de lograr un cambio de poder en Ucrania.

Mientras, la madre del periodista, Lesi Gongadze, se mostró en desacuerdo con el veredicto, pero no confirmó que vaya a interponer una apelación, argumentando que no confía en la objetividad de la Justicia ucraniana.

La acusación considera que el tribunal obvió un aspecto fundamental y es el hecho de que el asesinato del periodista fue encargado por altas instancias del poder político.

En el marco de la investigación de este asesinato, la Fiscalía ucraniana llegó a implicar al entonces presidente ucraniano, Leonid Kuchma, de impartir órdenes ilegales a los funcionarios del Ministerio del Interior que condujeron a la muerte de Gongadze.

No obstante, el tribunal de Pechora desestimó la imputación de Kuchma, que fue acusado por uno de sus guardaespaldas, Mikola Melnichenko.

Éste difundió unas grabaciones hechas en el despacho del entonces presidente en las que una voz parecida a la de Kuchma pedía al ministro del Interior, Yuri Krávchenko, que se "castigue" al molesto periodista.

Krávchenko, destituido en 2001, se suicidó en marzo de 2005, poco después de ser llamado a declarar a la Fiscalía, en unas circunstancias extrañas que hicieron sospechar de que fue un asesinato.

En marzo de 2007, otros tres policías, "chivos expiatorios", según la madre de Gongadze, fueron condenados a penas de entre 12 y 13 años por la detención ilegal y el asesinato premeditado del periodista.

Gongadze, de 35 años, redactor jefe del periódico electrónico "Ukraínskaya Pravda", desapareció el 16 de septiembre de 2000 y casi dos meses después su cadáver decapitado fue hallado en un bosque en las afueras de Kiev.

Este caso es considerado el detonante del malestar popular que precedió a la Revolución Naranja de finales de 2004