La CE pide a Ucrania y Rusia que aseguren que no habrá cortes de gas a la UE

La Comisión Europea (CE) pidió hoy a Ucrania y Rusia que aseguren que no se producirán cortes en el suministro de gas a la Unión Europea (UE) este invierno debido a los desencuentros entre ambos países, como ha sucedido en años anteriores.

Holzner no quiso entrar a valorar las discrepancias surgidas entre ambas partes a raíz de los contratos de largo término que mantienen, pero señaló que la CE apuesta por que todos los países puedan contar con la posibilidad de acudir también a los mercados a adquirir gas libremente.

"No estamos en contra de los acuerdos a largo plazo, pero nos gustaría ver ambas opciones, que por una parte se pueda acudir al mercado si hay oportunidades mas baratas, pero por razones de seguridad siempre habrá contratos a largo plazo, también para la UE", indicó.

En concreto, la portavoz se refirió al gas de esquisto, "un mercado bastante nuevo que comenzó sobre el año 2000, en el vemos que es fácil para algunos países conseguir gas más barato que con los acuerdos a largo plazo".

Además, Holzner señaló que la UE mantiene "contactos regulares" con ambas partes.

Sobre la posibilidad de que se repita una crisis como las vividas en los inviernos de 2006 y 2009, en la que las desavenencias entre Moscú y Kiev desembocaron en una "guerra del gas" con cortes en el suministro, la portavoz recalcó que la UE ha tomado medidas para evitar que se repita el desabastecimiento sufrido en aquellas ocasiones.

"Nadie está hablando de crisis. Desde las crisis que realmente tuvimos, la UE ha puesto en marcha varias medidas para reaccionar en el caso de que haya cortes de suministro", destacó.

El año pasado, nueve países europeos -Bulgaria, Eslovaquia, Austria, Hungría, Polonia, Grecia, Italia, Alemania y Rumanía- sufrieron descensos en el suministro de gas importado desde Rusia en plena ola de frío siberiano, que no generaron grandes problemas.

La normativa comunitaria exige ahora a los Estados miembros que mantengan unas reservas de gas suficientes para satisfacer el consumo del país durante 30 días como medida de prevención en caso de nuevas interrupciones en el suministro.

Además, se ha puesto en marcha un complejo mecanismo de interconexión entre los países mediante gasoductos en una doble dirección y tratando de evitar su monopolio por parte de una empresa o país.

Sin embargo, aún existen deficiencias en la aplicación de esta normativa europea que llevó a Bruselas a abrir procesos de infracción contra trece países europeos, entre ellos España.

Por el sistema de gasoductos ucranianos transita aproximadamente el 80 % de las exportaciones de gas natural ruso con destino a la Unión Europea, de modo que la falta de conexiones alternativas -gasoductos- hace a los Veintisiete especialmente vulnerables a las crisis entre Kiev y Moscú.