Duma rusa prohíbe la propaganda homosexual entre los menores de edad

La Duma o cámara de diputados de Rusia aprobó hoy en primera lectura una ley que prohíbe la propaganda homosexual entre los menores de edad

De esta forma, se sancionará con multas de hasta 5.000 rublos (125 euros) a las personas físicas, hasta 50.000 rublos (1.250 euros) a los funcionarios y hasta 500.000 rublos (12.500 euros) a las personas jurídicas.

Al mismo tiempo, los diputados se proponen precisar en una segunda lectura la noción de propaganda de la homosexualidad para prohibirla en lugares públicos adonde puedan acceder los menores de edad y también en los medios de comunicación.

Y es que muchos diputados rusos consideran que las marchas de orgullo gay, al igual que muchos programas de televisión, son actos de promoción de los valores homosexuales.

Una veintena de personas fueron detenidas por la policía frente a la Duma en los enfrentamientos entre representantes de las minorías sexuales rusas, que consideran que la ley viola la Convención Internacional de Derechos Humanos, y los partidarios de la prohibición.

El detonante del incidente fue el apasionado beso que se dieron dos mujeres en las inmediaciones de la cámara baja del Parlamento ruso, según la agencia oficial RIA-Nóvosti.

La Iglesia Ortodoxa Rusa pidió que se extendiera a toda Rusia la ley que prohíbe la propaganda homosexual entre los menores de edad y que ya fue aprobada hace un año por la segunda ciudad del país, San Petersburgo, y otras regiones rusas.

Las organizaciones homosexuales han criticado la ley al considerar que supone una violación de la libertad de expresión y que servirá de pretexto para seguir prohibiendo las marchas de orgullo gay.

Dos tercios de los rusos, tanto hombres como mujeres, sienten rechazo hacia los homosexuales, según una encuesta del prestigioso centro de investigaciones Levada hecha pública a fines del año pasado.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictó una sentencia que considera que la prohibición de marchas de orgullo gay en Moscú en 2006, 2007 y 2008 "se contradice con la Convención europea de defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales".