El director del Bolshói había pedido protección tras serias amenazas

"El 15 de diciembre estuve en el despacho del director general del teatro y le pedí ayuda y protección, porque había recibido una amenaza grave"

Filin agregó que el director le respondió que este trabajo "es así, duro" y añadió que él mismo trabaja desde hace doce años en la primera línea y que "hay que armarse de valor y encontrar fuerzas para no reaccionar ante las amenazas".

"Lo ocurrido lo vinculo a mi trabajo. De lo único que me culpo es de haberlo tomado a la ligera: tenía que haber informado de inmediato, antes del Año Nuevo, a todos los medios de que continuaban llegando las amenazas", dijo.

El director de ballet reconoció que "suscita animadversión en alguna persona" y que "tarde o temprano, esta agresión debía traducirse en acciones concretas".

"Pero, créame, nunca pude imaginar que esta historia de amenazas terminaría así", agregó.

Filin, de 42 años, fue sometido hoy exitosamente a una operación de cirugía estética y mañana será objeto de una nueva intervención en los ojos, según el departamento de Sanidad del Ayuntamiento de la capital rusa.

Recordó que al arrojarle el ácido desde el lado derecho su ojo derecho quedó "más dañado" y "habrá que tratarlo mucho más tiempo". Y agregó que le han prometido "que el ojo izquierdo se salva. No pierdo el ánimo. A veces, consigo ver todos los dedos de mi mano. Esto me infunde optimismo y esperanza".

Además, subrayó: "Seguiré siendo la misma persona que durante los anteriores 42 años. Incluso si se producen graves cambios en mi aspecto físico. Esto no me asusta en absoluto"

"Lo principal para mí es que pueda pensar y continuar trabajando, mi familia y mis hijos", señaló el director de ballet.

Filin, que está en permanente contacto con el teatro, fue operado el viernes, el mismo día en el que un desconocido le roció, según los análisis preliminares, ácido sulfúrico en el rostro.

La polémica y los escándalos persiguen al Teatro Bolshói, la estrella de la ópera y el ballet rusos cuyo legendario escenario reabrió en octubre de 2011 tras casi seis años de cierre por obras, marcadas por los retrasos, las acusaciones de corrupción y los conflictos urbanísticos.

Meses antes de la reapertura, el director de la compañía de bailarines del teatro desde 2003, Guennadi Yanin, renunció a su cargo tras la publicación en internet de unas fotos eróticas supuestamente protagonizadas por él.

Entonces, la prensa rusa informó de que Yanin había sido víctima de una montaje, cuyo objetivo era evitar que asumiera el puesto de director artístico, para el que era el principal candidato.

Días después, el 18 de marzo de 2011, Filin, que había sido bailarín del Bolshói durante 20 años, era nombrado director del ballet del teatro.

El director musical y de orquesta, Alexandr Vedérnikov, también dimitió en julio de 2009 por desavenencias con la administración del teatro.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.