Vuelven a Moscú los restos de "el Abuelo Hasán", un capo de la mafia rusa

El ataúd con los restos del capo ruso, Aslán Usoyán, alias "Ded Hasán" (Abuelo Hasán) regresó hoy a la capital rusa después de que Gobierno de Georgia se negara a autorizar su entrada en el país, informaron fuentes policiales moscovitas.

"El féretro con el cuerpo de Usoyán regresó hoy a Moscú. Lo más probable es que sea enterrado en el cementerio Danilovski, en la capital rusa", dijo un portavoz de la policía a la agencia Interfax.

Explicó que los familiares del jefe mafioso, que fue asesinado este miércoles por un francotirador en pleno centro moscovita, habían pedido a las autoridades georgianas permiso para sepultarle en Georgia, su país de nacimiento.

Mientras se esperaba la respuesta, los restos mortales de Usoyán fueron enviados ayer a la ciudad ucraniana de Donetsk, para desde allí trasladarlos a Tiflis en un vuelo chárter, que finamente no fue autorizado.

"El Abuelo Hasán", de 75 años, murió en un hospital de Moscú, donde ingresó con una herida de bala en el cuello tras ser tiroteado a la salida de un restaurante.

Condenado por primera vez a los 19 años, "el Abuelo Hasán" ostentaba el rango de "vor v zakone" ("ladrón de ley", el más alto dentro del crimen organizado en la antigua URSS) y se le consideraba el mafioso más influyente de todo el espacio postsoviético, aunque no era perseguido por la Justicia rusa.