El catalán Josep Amigó se atrevió a bañarse en aguas heladas en invierno

Los rusos tienen la extraña costumbre de sumergirse en aguas heladas cuando todo lo de alrededor está nevado y la temperatura baja hasta varios grados bajo cero. Josep Amigó nos cuenta cómo fue su experiencia la primera vez que decidió sumergirse. ¡Toda una prueba de fuego!

 

Vea más: Curling en la Plaza Roja>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.