Deliciosa Rusia: Plov uzbeko, un plato para muchos comensales

La preparación del plov, como la de cualquier plato principal de la cocina nacional y la vida social, consiste en muchos detalles sin los cuales todo se convierte en un desastre sin sentido.

  

Haz click en para activar subtítulos en español

El plov es un plato originario de Uzbekistán. En la época soviética, cuando este país formaba parte de la URSS, el plov se convirtió en un plato omnipresente en Rusia. Hoy en día, los principales ideólogos y promotores de la cocina nacional uzbeka proceden de Uzbekistán, por ejemplo, Stalik Kankishiev.

Los rusos aprenden en sus libros a cocinar este complicado plato. Nadie sabe exactamente cuántos platos se llaman “plov uzbeko”. En cuanto a la apariencia y al gusto, el plov de Bujará es completamente distinto al de, por ejemplo, Andizhán o Tashkent. Además, si dos vecinos se proponen cocinar plov, el resultado podría parecer muy diferente, incluso si estos utilizan los mismos ingredientes. Cada cocinero cree que su plov es el “correcto”. El plov suele prepararse al aire libre en la dacha, por varios motivos.

En primer lugar, el plov debe cocinarse en una olla o caldero de gran tamaño, conocido en el país como qazan, que únicamente puede encenderse en el exterior. Además, el plov tiene un aroma muy distintivo (cordero y especies) y, mientras al aire libre se dispersa en un momento, en un apartamento tiende a perdurar.

En tercer lugar, porque por el tamaño del caldero y su intrincado proceso de preparación, el “plov para uno” es una noción absurda. Es un plato para preparar mucha cantidad, de lo contrario no vale la pena molestarse. Y en la dacha puedes invitar a tus amigos o familia para comer todos juntos.

Si alguien ha comido demasiado plov (¡puede pasar muy fácilmente!) y tiene dificultades para respirar, dadle trozos de cebolla lavada y cortada mezclada con vinagre y una taza de té verde. Y el día siguiente, una taza de té negro con mucho azúcar y nada más para desayunar.

La preparación del plov, como la de cualquier plato principal de la cocina nacional y la vida social, consiste en muchos detalles sin los cuales todo se convierte en un desastre sin sentido. Uno de los componentes principales es el caldero arriba mencionado. El material importa más que la autenticidad.

Costillas de cordero: 8 piezas

Chuletas de cordero: 1 kg

Grasa de cola 400 gr

Arroz largo: 1,5 kg

Zanahorias: 1 kg

Chiles: 3 piezas

Cebollas: 3 piezas

Cabeza de ajos: 3 piezas

Comino, bayas de espino, sal y pimienta

Así que, en lugar de comprar uno en un mercado en el que no tienes ni idea de qué material está hecho, hazte con un wok de hierro fundido de una buena marca y servirá mientras tenga el tamaño adecuado.

Así se prepara:

1) La preparación del plov es bastante larga, por lo que no es mala idea empezar pronto. Vamos a cortar la zanahoria. Primero la cortamos así, después un poco más pequeña.

2) Lavamos el arroz y lo dejamos reposar un par de horas.

3) Para preparar el plov se utiliza una fantástica olla llamada qazan, o caldero. Primero añadimos la grasa de cola. Cuando la grasa se dora, la retiramos y añadimos un poco de aceite vegetal.

4) Añadimos las costillas. Las dejamos freír un par de minutos y las retiramos. Luego añadimos la cebolla. Cuando la cebolla se dore, añadimos las chuletas. Una vez la carne está bien hecha, añadimos las zanahorias y las dejamos 15 minutos hasta que se ablanden.

5) El sazonado principal es el comino, que espolvoreamos ahora junto con las bayas de espino y un poco de sal. Volvemos a añadir las costillas al qazán, las que hemos frito antes. Añadimos también unas cabezas enteras de ajos y los chiles. Añadimos un poco de agua hasta cubrirlo todo.

6) Después de 40 minutos sacamos los chiles para que no pique demasiado.

7) Y añadimos el arroz. Más o menos hasta un centímetro por debajo del nivel del agua. Subimos el fuego para llevarlo a ebullición un poco más rápido. En cuanto se haya evaporado y absorbido, apagamos el fuego y lo dejamos reposar media hora. El último paso es remover el plov y servirlo en un gran plato.

Descubre más recetas en nuestra nueva rúbrica