Animación rusa en las obras de Andréi Bilzho

 

Petrovich salió de la cabeza de Andréi Bilzho hacia una página de papel para convertirse en un icono de la risa y la cultura rusa de los llamados "locos" 90. Bilzho, psiquiatra de carrera, introdujo a Petrovich en la armadura del patrón de comportamiento del homo soviéticus, le proporcionó una mortal lanza de franqueza al límite de la estupidez y lo envió al nuevo y rapaz mundo del capital oligarca. Él mismo comenzó de esta manera a liderar la excéntrica crónica describiendo los logros de su Don Quijote y publicándolos diariamente en las páginas de los periódicos de tirada nacional como el "Kommersant" y posteriormente el "Izvestia".

Después de dos décadas de observaciones el Dr. Bilzho publicó varios álbumes de Petrovich, abrió una red de restaurantes alla soviética en Rusia, la República Checa e Italia. En Venecia se levantó un monumento a su héroe de papel. Nos encontramos con el Dr. Bilzho en el interior del Museo de arte moderno, que en ese mismo momento se llenaba con las piezas de la exposición: grandes y coloridas pinturas, pantallas de plasma con animaciones y sujetadores de diseño. Gran parte de la retrospectiva muestra trabajos desconocidos y poco importantes del autor. Crean ese ambiente favorable para el nacimiento, vida, lucha y andanzas por las que es famoso Petrovich.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies