Cinematrioshka: La banda sonora de "Elena" de Zviaguintsev

El cine ruso es como una matroshka: siguiendo el método que en crítica de arte se conoce como “mise en abyme”, jugamos con los diferentes significados.  Este video-blog tiene como objetivo ayudaros a comprender el cine ruso contemporáneo (en este caso no tanto contemporáneo como inmortal).

Hoy vamos a hablar de "Elena", la última película de Andréi Zviáguintsev .

"Elena" ya ha sido galardonada con el premio NHK en el Festival de Sundance, el Grand-Priz del Festival Internacional de Ghent, el  premio especial del Jurado del Festival de Cannes Un Certain Regard, recibió el premio al mejor director en el Festival Internacional de Cine de Durban, el Zolotoi Orel , fue premiada en el Festival Internacional de Cine de Moscú... La lista de premios y nominaciones parece no tener fin. Al día de hoy Andréi Zviáguintsev parece ser el director ruso más conocido.

Entre las numerosas ventajas estéticas destaca una. La banda sonora de "Elena" fue escrita por el compositor americano Philip Glass, que cumple años el 31 de enero. 

En la industria del cine ruso son bastante poco comunes colaboraciones de este tipo. (Otro ejemplo interesante se puede ver en la película chilena  "Joven y alocada" de Marialy Rivas, para la que el distribuidor ruso preparó una banda sonora especial de Pompeya, que difiere del original).

Zviáguintsev recuerda: "Volviendo a casa de Los Ángeles pasé por una tienda de música y me compré un CD de las sinfonías de Glass. Había escuchado las bandas sonoras que había hecho para películas, pero era la primera vez que escuchaba sus sinfonías. Inmediatamente entendí que esta música le iba perfectamente a mi película. Así que mi productor, Alexandr Rodnianski, le pidió a Philip Glass poder usar la tercera parte de su tercera sinfonía. La respuesta de Glass fue escribir la banda sonora original para "Elena", aunque yo solo necesitaba esas melodías. Finalmente llegamos a un acuerdo. Los episodios donde se consideraba que se iba a utilizar esta música eran "El camino de Vladimir", "El camino de Elena", "El segundo camino de Elena"... Y todas estas escenas el ritmo de la música no solo era acorde con el ritmo de los personajes, descubría nuevas implicaciones. La música te hacía quedarte pegado en frente de la pantalla a la espera de que pase algo..."