Acoger a un anciano, un gesto de buena voluntad

En la región de Samara conocemos a Anatoly Ivánovich, un jubilado que junto a su hermana decidieron acoger a Malyavkina Alexandra Fiódorovna. La anciana, que cumplirá 100 años el príxmo invierno, estaba sola, y la buena fe de estos dos hermanos le han procurado un techo y una nueva familia.

 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies