Acoger a un anciano, un gesto de buena voluntad

En la región de Samara conocemos a Anatoly Ivánovich, un jubilado que junto a su hermana decidieron acoger a Malyavkina Alexandra Fiódorovna. La anciana, que cumplirá 100 años el príxmo invierno, estaba sola, y la buena fe de estos dos hermanos le han procurado un techo y una nueva familia.