La caballerosidad no está muerta... según Vladímir Putin