El lugar donde mataron a los Romanov

Recientemente se ha publicado una crónica sobre los misterios de la Casa Ipátiev, en Ekaterimburgo, donde la familia del último emperador ruso fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento. El periodista fotográfico e historiador Vitali Shítov ha dedicado 40 años de estudio a la trágica historia de esta casa. “La Casa Ipátiev. Anales documentales y fotográficos. 1877-1977” contiene muchos materiales de archivo e investigación cuya principal tarea es arrojar luz sobre el misterio de la muerte de la familia del último zar. / La Casa Ipátiev tras la verja. Septiembre de 1977. Foto de Vitali Shítov.

Recientemente se ha publicado una crónica sobre los misterios de la Casa Ipátiev, en Ekaterimburgo, donde la familia del último emperador ruso fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento. El periodista fotográfico e historiador Vitali Shítov ha dedicado 40 años de estudio a la trágica historia de esta casa. “La Casa Ipátiev. Anales documentales y fotográficos. 1877-1977” contiene muchos materiales de archivo e investigación cuya principal tarea es arrojar luz sobre el misterio de la muerte de la familia del último zar. / La Casa Ipátiev tras la verja. Septiembre de 1977. Foto de Vitali Shítov.

Vitaliy Shitov
La Casa Ipátiev fue construida a finales de la década de 1880 en el lugar de la antigua casa de campo del conocido historiador y geógrafo ruso Vasili Tatíschev, fundador de Ekaterimburgo y Stávropol (ahora Togliatti). / Soldados del Ejército Rojo y habitantes locales en el porche de la Casa Ipátiev. 1927
En 1908 compró la casa un ingeniero de minas llamado Nikolái Ipátiev. En 1918, tras la Revolución y la deposición del zar, fue requisada por el gobierno. Tras la expulsión de las autoridades soviéticas, la casa volvió durante un tiempo a su anterior propietario, que acabó emigrando de la Rusia Soviética / Alrededores de Ekaterimburgo. Memorial de los Románov en la calle Stáraya Koptiakóvskaya. Foto de V. Shítov.
En abril de 1918, mientras Ipátiev estaba fuera, la casa fue expropiada por las autoridades locales. Alrededor del edificio se construyó una alta verja. La familia del zar Nikolái II, exiliada en Ekaterimburgo en aquel momento, fue instalada en esa casa el 30 de abril y vivió allí durante 78 días, antes de ser ejecutada la noche del 16 al 17 de julio de 1918 / Las armas del regicidio: la pistola de Ermakov Nº 161474.
El pelotón de fusilamiento estaba liderado por Yákov Yurovski, comandante de la Casa Ipátiev. Shítov cuenta que, durante la investigación para su libro, lo que le llamó más la atención fueron las notas del regicida Yurovski. Una de ellas contenía una transcripción secreta de una reunión bolchevique en 1934 en la casa donde vivieron los Románov en los Urales. / Grupo de bolcheviques de los Urales en la “tumba” de los Románov, el lugar donde presuntamente se enterró a los Románov.
Uno de los regicidas, el revolucionario Piotr Ermakov, en un pequeño puente sobre el barranco Porósenkov, donde se ocultaron los cuerpos de la familia imperial y sus sirvientes. 1924. Según el guardia Strekotin, Piotr Ermakov remató a los miembros moribundos de la familia con una bayoneta.
Gánina Yama (el Foso de Gania). El investigador Nikolái Sokolov dedicó toda su vida a recopilar documentos y pruebas relacionados con el asesinato de los Románov. Su investigación sirvió como base al libro “El asesinato de la familia imperial. A partir de las notas del investigador judicial N.A. Sokolov”, publicado en 1925 y que, según algunos, muestra signos de la intervención de terceras partes en la edición, por lo que la completa autoría de Sokolov se ha puesto en duda.
En distintas épocas, la Casa Ipátiev ha albergado el Museo Antirreligioso, el Consejo de los Ateístas, la Oficina del Rector de la Universidad Comunista de los Urales y Siberia, un hostal para evacuados, una filial del Instituto de la Cultura y el archivo del partido regional. Durante la Gran Guerra Patria se utilizó como almacén de las obras del Hermitage que fueron evacuadas de Leningrado. / El barranco Porósenkov. Memorial de los Románov. Una cruz conmemorativa en el lugar donde se ocultaron los restos del zarévich Alexéi y los de su hermana María. 2013. Foto de A. Kazakov
La casa fue demolida por orden del Politburó, ya que el lugar había despertado demasiado interés entre los residentes locales y los visitantes. En 1977 el edificio fue derribado. Vitali Shítov fue el único periodista que logró captar las imágenes con una cámara oculta. \ La destrucción de la Casa Ipátiev. Foto de V. Shítov. 16 de septiembre de 1977
“La demolición se llevó a cabo en secreto el 16 de septiembre de 1977 bajo el control de los servicios de seguridad. La casa fue vallada y no se permitió la presencia en las inmediaciones de ningún periodista o fotógrafo. Yo saqué mis fotos desde un autobús a una distancia de 20-30 metros de la casa. Los servicios de inteligencia lo grabaron con fines oficiales. Pero mis fotografías tenían un carácter más general”, comenta Shítov \ Crónica de la destrucción de la Casa Ipátiev. Pie de foto exclusivo de Vitali Shítov, Sverdlovsk (Ekaterimburgo). 16-17 de septiembre de 1977
Shítov posee algunos de los objetos que quedaron tras la destrucción de la Casa Ipátiev: tiradores de bronce, tiras de papel de pared, puertas de hornos… Ahora se pueden ver en el Museo Memorial de los Románov de Ekaterimburgo. \ Casa Ipátiev. Vista desde la parte sureste del sótano. 1977. Foto de V. Shítov
Los archivos se abrieron finalmente en 1990, desde entonces Vitali Shítov ha recopilado información sobre el destino del propietario de la casa y la muerte de la familia imperial. Su libro contiene materiales de conferencias en las que científicos de todo el mundo (antropólogos, arqueólogos y genetistas) concluyen que los restos de la familia imperial descubiertos eran auténticos \ Casa Ipátiev. Comedor. La familia imperial fue llevada allí antes de ser trasladada al sótano. Foto de N. Vvedenski
En 2003, en el antiguo emplazamiento de la Casa Ipátiev, se erigió la Iglesia sobre la sangre, una de las mayores iglesias ortodoxas de Rusia. \ Casa Ipátiev. La habitación de la ejecución. 1918. Foto de N. Vvedenski