Megafábricas rusas: la potencia nuclear domesticada en Novosibirsk