Zinaída Serebriakova: nostalgia de Rusia desde el París de las vanguardias