Mijaíl Shemiakin muestra la parte amable de la suciedad callejera