Eleazar Langman, una de las figuras más enigmáticas de la fotografía soviética