Un joven cerezo florece bajo el cielo de Moscú